Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

viernes, 4 de marzo de 2011

Despecho.


Mónica y Eduardo fueron felices juntos, felices durante muchos años, las relaciones suelen ser acerca de equilibrio y esta pareja sin lugar a dudas tenía un futuro brillante, pero el darles un futuro perfecto nos dejaría sin relato. Luego de ciertas peleas típicas de pareja, luego de tres arranques de celos, cinco malos entendidos, siete llamadas perdidas y un “Perdón, había mucho tráfico”, Eduardo no aguantó más y decidió acabar la relación. Es en este punto, en el final de algo hermoso, que empieza algo horrible.

Eduardo, un chico orgulloso, independiente y terco como un unicornio, estaba feliz con el fin de la relación, para él era necesario acabar con eso pues los últimos meses ya no era feliz, le interesaban otras personas, quería estar solo y poder disfrutar de la vida sin ataduras. Lo primero que hizo estando soltero, fue llamar a viejas amistades, salir a perder el control y extraviarse en la vida bohemia que siempre deseo, sentía un dolor extraño en el pecho al estar con otras mujeres, pero no era culpa, no podía serlo ya que Mónica no importaba más.

Ella no dejaba de pensar en él, llegó a casa luego del rompimiento y durante dos semanas no dejó de llorar. No lo llamó, no lo buscó más, respetaba su decisión, pero tenía esperanza en el amor, juraba que en el próximo minuto sonaría el teléfono y su relación volvería a ser lo que era...perfección. Las lagrimas lograron detenerse, pero el dolor no. Ella sería buena, esperaría el tiempo necesario, tres años de amor no pueden acabarse así sin más, no pueden desaparecer de la vida del otro en un segundo, no es posible. Lo que ella no sabía era que estar con él sólo fue una limitación, ella estaba destinada a mucho más que eso, incluso si  por ahora no lo quería.

Tres semanas han pasado desde el rompimiento, Eduardo no recuerda gran parte de estos días, sin embargo en su cuerpo se ven los estragos de aquella nueva vida; Ojeras bien definidas, moretones de peleas, raspones de caídas en borrachera, exhausto de tanto placer, se sentía de maravilla. Su nueva novia, la conocía hace cuatro días pero ya vivió con ella más de lo que ha imaginado en sus diecinueve años, era alguien distinta y sin nombre, pero eso no importaba. El dolor en el pecho se hacía cada vez más fuerte, pero no extrañaba a su ex, era un desperdicio de tiempo pensar en ella, seguiría disfrutando cada vez más, total ya tenía a alguien a su lado. La nueva chica lo entendía, ella nunca le pediría nada a cambio de su amor, ella no era tan infantil, ella no era tan celosa, ella era lo que estaba esperando.

De casualidad, sin buscarlo ni quererlo, los vio abrazados besándose, su mundo explotó. Mónica no pudo entender, buscaba la forma de explicarlo, la habían reemplazado en tres semanas, tres años de relación y en tres semanas ella ya no importaba. “Mucho tiempo a solas necesitaste.” -Pensó. No dejaría que las cosas quedaran así, sin embargo no sabía que hacer, se marchó del lugar, sacó su celular y llamó al primer chico que apareció en su agenda. Horas después salía de la habitación de aquel chico, totalmente despeinada, mientras terminaba de ponerse nuevamente la ropa, marcó el segundo número...

Él ya ni siquiera pensaba, dejaba que su instinto lo guiara a donde fuera necesario para sentir algo de placer. Era feliz con la chica nueva, se atrevía incluso a decir que había encontrado al amor de su vida. Se había enamorado, le dolía el pecho y aún no sabía la razón, pero ahora estaba contento, no había cambiado su forma de ser ni dejó de ser buena persona, simplemente había encontrado a otra persona. Decidió dejar lo bohemio y ponerse serio con su nueva relación, valía la pena, era una chica que sí lo merecía, juntos tendrían una vida excelente. Lástima que esa vida excelente era una vida extrema y sin futuro, lástima que él no se daba cuenta.

Ella controlaba todo, se entregó a la lujuria, pero aún pensaba bien las cosas. No se sentía bien con tanto amorío, se sentía asqueada. Lo hacía no por despecho, no para vengarse, sino para no poder dar marcha atrás, no volvería a ser la de antes, sin importar el precio. Se encontraba con dos chicos o más por día, conocidos y/o desconocidos, no estaría sola. Sentada en el parque, esperando a su próxima cita, un par de muchachos le preguntaron su nombre. Fue algo inesperado, pero aceptó salir con aquellos chicos, canceló su cita de ese día y se marchó con ellos, se sentía atraída a uno de los muchachos, mientras caminaba con ellos, no dejó de sonreír.

Ya son dos meses desde que dijeron adiós, el vacío en su pecho continuaba ahí, pero ya no le interesaba saber que era. Todo era felicidad nuevamente en su vida, ya recordaba los días, ya no tenía ojeras ni moretones, tenía una novia linda y la vida continuaba, nunca se había sentido tan tranquilo, si no fuera por ese sentimiento raro en el pecho, todo sería perfecto. Entró a escondidas a la casa de su chica, le prepararía una sorpresa y tendrían un día romántico inolvidable. Claro que el destino es cruel, la gente es mala y la novia sin nombre no era la excepción, Eduardo esperaba sentado en la sala y la puerta se abrió. Entraron como gatos con aceituna, besándose y acariciándose como si no hubiera un mañana, Eduardo quedó sin palabras mientras veía a su novia con otro pasar al dormitorio sin siquiera notarlo, su alma y su mente no aguantaron, el dolor en el pecho se agudizó y no pudo hacer más que salir corriendo. Tomó un taxi y dio la primera dirección que vino a su mente, en pocos minutos se encontraba tocando la puerta de Mónica, su verdadero amor.

Mónica había encontrado el verdadero amor, Joaquín era todo lo que ella buscaba, desde ese día en el parque no dejó de sonreír estando a su lado. Su relación era todo lo que necesitaba, era equilibrada y sincera, romántica y espontánea, desperfecta y perfecta, todo y todo nuevamente. Ya no quedaba el fantasma del pasado, sus amoríos y el dolor que le causó Eduardo habían quedado enterrados. Saldría con Joaquín ese día, visitarían a su mejor amigo Sergio y pasarían una agradable tarde viendo películas. El timbre de la puerta sonó, abrió la puerta y se encontró con la situación que tanto esperaba hace meses, Eduardo venía a declararle nuevamente su amor y quería arreglar las cosas.

-Hola. ¿Cómo has estado?, -Eduardo saludaba como si nada hubiera pasado.
-Hola, estoy bien, no puedes venir a mi casa repentinamente, no es adecuado.
-¿Así me recibes después de tanto tiempo? Te he extrañado mucho, quisiera que hablemos.
-No tienes derecho a saludarme así, no después de lo que hiciste, del daño que causaste.
-No lo hice con esa intención, necesitaba un tiempo a solas, para que resolvamos los problemas, eran demasiados y no me dejaban respirar.
-Los problemas de pareja se resuelven en pareja, huiste y no necesitaste mucho tiempo a solas que digamos.
-Me asfixiabas, necesitabas demasiado cariño y eras demasiado celosa, pero ya lo veo todo más claro, tu eres la chica que siempre he amado, que siempre amaré, mi pecho no deja de doler desde que nos despedimos y ahora que te veo, dejó de doler.
-Yo soy la chica a la que remplazaste en tres semanas, ese dolor que sientes es la ausencia de tu corazón, no tienes uno, no te conozco, no eres más que los restos de alguien a quien amé.
-Si tengo corazón, me lastimaron y entendí el daño que te hice, lo siento tanto, dame una oportunidad, seguro que aún me amas.
-No, tu no eres el chico que amo, eres una mala persona. No te deseo el mal y nunca lo hice, pero te mereces todo el daño que te hicieron.
-No digas eso, estás siendo mala conmigo. Dame una oportunidad, te haré feliz, te lo prometo.
-Ya te dije, no quiero estar contigo, no te conozco, tendrás el mismo aspecto que aquella persona que tanto amé, pero eres otra persona, una que no me agrada, por favor vete.
-Todo este tiempo, todo ese amor y así me despides. Tu eres quien ha cambiado, nadie te amará tanto como yo, sin mi amor te quedarás sola, te arrepentirás...adiós.
-Pobre diablo, es mejor quedarme sola que aguantar tu compañía, adiós...


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola, la actualización demoró ya que no tenía internet, esta historia es algo rápida, creo. El final es crudo y me deja una sensación de “incompleto”, sin embargo creo que no hay mejor manera de acabar con alguien que despidiéndolo así. Joaquín fue un personaje muy popular entre mis amigas y es por eso que se ha ganado el final feliz con Mónica, pues claro, luego de la tormentosa visita de Eduardo, ellos serán felices juntos.
Informándoles, las actualizaciones serán ahora de dos por semana, el publicar tres veces me deja poco tiempo para escribir y no quiero anticipar tantas cosas del libro, es poco recomendable, agradezco los comentarios que hacen y les informo que ya tenemos un primer troll (Woohoo).

10 comentarios:

l dijo...

yo si creo que hay una mejor manera de acabar con alguien.

JuanK dijo...

hey me gustó..... aunque interesante esto de darle o no nombres a los personajes

Johanna dijo...

genial! primer troll xD

Johanna dijo...

me encanto la despedida dl final, es lo q se merece ese patan U_U ARGGG!!
te doy 1000 "mgusta" por el final feliz x)!!

Alfredo dijo...

sí, siempre la obsesión con Joaquín.

▓ Hall ▓ dijo...

se lo merece Lalo, auqneu si siento feo por el, y que lindo que Joaquin se quedo con Mon, era lo emjor para ambos, el de verdad la queria.

Que lindo escribes
quenades bien :D

amo tus entradas, tu blog, de hecho creoq u amo tus palabras, que bueno que no te conosco, te amaria jaja (dah..! , aveces se me sale lo mensa)

Alejandro Céspedes dijo...

l: Creo que lo dices en el sentido bueno.

JuanK: ¡Genial! Son personajes que no necesitan nombre, igual cumplen su objetivo.

Johanna: Exacto, fue en la entrada anterior, pero haciendo caso a un consejo, fue vilmente ignorado.
Creo que merece algo peor, supongo que me entiende. Ya era hora de un final feliz(para alguien).

Alfredo: "Es lindo." Es lo que dicen.

Hall: Incluso el malo gana simpatía, voy mejorando (wii). Pues sí, merecen felicidad.

Gracias, intento hacer lo mejor. Espero que usted esté feliz.

Oh, amor...justo lo que el blog busca, seguro me amaría ya que soy extremadamente sexy, meeeeeeeeeeeeeeentira (pero es verdad). Gracias por siempre comentar.


Todos: Tomen, les regalo una galleta recién horneada en forma de monito.

Anónimo dijo...

Por fin me dio tiempo de leer su nueva entrada y eh de decirle que está un poco melodramática (como otras tantas de por aqui)...a pesar de todo me han agradado algunas entradas de su blog.
Igual quería decirlo.
En cuanto a "esta" historia, me parece un poco absurda la manera en que juzga el "amor". En mis pocos años de vida, eh tenido la desgracia de escuchar una y otra vez las experiencias amorosas de personas cercanas a mi (que no se ofendan, es que para ser sincera me importa muy poco si "A" no se acordó del aniversario de "B" y se fue a tomar con "C" al bar de la esquina) y puedo decir que las relaciones por mas largas que sean pueden acabar de un día para otro sin ningun motivo aparente. Simplemente algo desaparece y la otra persona deja de ser "interesante" si que quiere decir de alguna manera cruel. Monotonía se le llama...
Cada uno tiene derecho a re-hacer su vida como le paresca, y por eso no debe ser juzgado como "patan" o "monstruo". Ese tipo de sensaciones bastante relativas (o llamelo amor si prefiere) no son controlables, y no por eso el mundo de la srta. debe irse a la mierda.
Bueno, solo eso por ahora... me gustaría decir algo mas, pero ya es tarde (y prefiero no desanimar a alguno de sus alegres habituales lectores)
Seguiré viendo su blog de vez en vez a ver si encuentro algo interesante.

PD: dolor en el pecho... eso es solo angustia por un pasado y envidia de los propósitos no cumplidos... espero que ud tambien lo vea asi.
PD2: me cago en la lengua española... pero eso ud ya lo sabe

♦Momo♦

Alejandro Céspedes dijo...

Momo: Oh, Goku mio, me alegró bastante el ver que se ha tomado la molestía de leer y comentar. *Brinca por su habitación.*
La razón de tanto drama es algo simple de explicar. Mi objetivo al escribir estas historias es el mostrar algunas de las facetas/etapas/etc... del amor, es decir los problemas que pueden pasar o los clichés que hay. Para hacer esto me es necesario llevar las cosas al extremo, así se entiende mejor la situación sin necesidad de elaborar algo tan grande, pues recién empiezo y prefiero hacer cosas pequeñas.
Tiene mucha razón, cada quien es libre de seguir su vida como quiere y al ritmo que quiera y obviamente no es necesario que el mundo se destruya para la otra persona, pero cada ser es distinto... algunos son más sensibles y/o no son tan fuertes... es todo una exageración.

PD: Yo pensé que era un problema cardiaco. (Zing.) Hmmm en este caso el dolor era una forma de avisar la poca felicidad que se encuentra al lastimar a otra persona adrede (en este caso, ya que... como usted sabe, lastimar puede ser gracioso en otras ocasiones)

PD 2: xD Mo ah zelevrarrrr :) (No me sale...)

Anónimo dijo...

me gusta
- Felipe