Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

lunes, 28 de marzo de 2011

Te regalo

Te regalo mi corazón en chocolate
y te obsequio mi alma en papel.
Prometo hacer lo posible para no enojarte
y te juro que nunca te seré infiel.

Te entrego mi cuerpo para que lo llenes de besos
y te ofrezco mi mente para que la sobrecargues de felicidad
Prometo siempre crearte hermosos recuerdos
y te aseguro que a mi lado siempre sentirás comodidad.

Te envío en una caja toda mi alegría
y en un sobre toda mi tristeza.
Por cada lagrima haré que el doble de veces sonrías
y cada día lograré que tu vida con cariño se enriquezca.

Te dejo por ultimo en esta carta mi eterno amor
y con un abrazo pondré mi mundo en tus manos.
Sólo te pido a cambio de todo, que siempre me llenes de calor
y te aviso que desde siempre juntos en tu espíritu estamos.

 -----------------------------------------------------------------------------------------------
Es distinta la cosa cuando uno se encuentra enamorado, juega con palabras inocentes y busca rimas sencillas, al menos ese es mi caso... El estar enamorado nos llena de vida, nos da infinitas razones para sonreír. Estar enamorado es lo mejor de existir, pues cuando uno está enamorado, aún en los días mas oscuros logra ser feliz.

P.D: Es probable que haya inconvenientes con la constancia de las entradas los Miércoles, dado que Alfredo se encuentra ocupado con sus propios proyectos. En todo caso la próxima entrada tendrá más información sobre eso.
viernes, 25 de marzo de 2011

Mi historia: De mí para ti con todo mi yo.

Tenía trece años cuando descubrí que el amor de mi vida era algo irreal, llevaba enamorado de la misma chica casi cinco años y ni siquiera era capaz de dirigirle la palabra sin hacer el ridículo. Al darme cuenta de este pequeño detalle, decidí borrar aquella timidez que tanto me caracterizaba. Comencé por lo más simple, saludar...

Preferí intentar algo menos arriesgado que saludar de frente a ese ángel que tanto amaba, así que opté por saludar a otras chicas con las cuales no hablaba mucho... sería una especie de práctica para lograr hablarle a la niña de mis sueños. No sabía que por hacer eso, terminaría enamorándome como nunca antes.

Le hablé a una niña un tanto pequeña, de mi edad claro. Fue extraño que nos lleváramos tan bien, dado que nunca habíamos hablado por más de tres segundos. Así empezó mi entrenamiento, me fue bastante bien pues al hacer amistad con una fémina, las demás no dudaron en acercarse más a mi. Fue de esa manera que noté mi felicidad extrema al estar rodeado de mujeres... definitivamente el sólo tener amigos varones había sido una perdida total de tiempo.

Ya era un hecho, las chicas eran mi adicción, no había día en el cual no entablara amistad con una niña nueva y no había día en el cual no hablara con Camila, la primera chica a la cual saludé, mi nueva mejor amiga y la chica de la cual me enamoraba cada día más. El problema de todo eso, era que yo ya estaba enamorado, ya había encontrado al amor de mi vida, al menos así lo veía. No era posible que me haya enamorado de mi mejor amiga, además no sabía que se supone debía hacer. Confesar mis sentimientos me daba miedo... supongo que ser su amigo era felicidad suficiente.

Camila me daba ánimos pues ella sabía que yo andaba enamorado de otra chica, me decía que lo mejor era declarar mis emociones, decirle todas esas cosas y más. Era extraño pues yo ya no sentía nada por la otra chica, mis ojos y oídos eran únicamente para Camila, quien me decía que no debería guardar nunca mis sentimientos. Ironía de la vida, el no atreverte a confesarle tu amor a una persona y que esa persona te diga constantemente que deberías hacerlo pues no sabe que esa persona es ella.

Cinco años de mi vida enamorado perdidamente de una persona y todo eso se esfumó en un instante, no entendía como eso era posible, juraba que mi amor era eterno y sin igual, sin embargo ese amor era nada comparado con lo que sentía por mi mejor amiga. Había encontrado un nuevo amor, algo distinto a todo lo anterior, Camila era bonita y amable, siempre se preocupada por mi y me ofrecía un cariño sin igual. Definitivamente no tengo ni idea de lo que es el amor, es algo que cambia constantemente al parecer, algo imposible de describir o medir, había encontrado al nuevo amor de mi vida. Que expresión tan extraña esa, “el amor de mi vida” lo había encontrado ya dos veces en mis cortos trece años. Poco sabía yo, que tendría miles más de esos.

Ya era obvio para todo el mundo, estaba enamorado de mi mejor amiga y todos menos ella lo sabían. Pero nunca me atrevería a decírselo, ella me abrazaba y me hacía sentir especial, a pesar de eso yo sabía que ella estaba enamorada de otro chico. No era sólo mi cobardía lo que me impedía confesarle mis sentimientos, era su amor por otra persona lo que me frenaba. Mi amor por ella era un amor imposible sin lugar a duda, pero era un amor que me hacía feliz.

Fue un día como cualquier otro, sin razón alguna Camila vino hacia mi y me entregó una pequeña carta, con una gran sonrisa en la cara y un mega abrazo me dijo:
-Toma, es un regalo.- Dijo de la manera más alegre posible.
-Ehmm, gracias, pero no entiendo.
-¿Qué no entiendes?
-La razón de la carta, hoy no es mi cumpleaños ni nada parecido.
-Ja, ja. Eres un tonto, no hay razón alguna, es sólo porque te quiero.
-¿Me quieres?- Mi corazón estallaba de felicidad.
-Claro que te quiero, es un regalo de mí para ti con todo mi yo.
-¿De quién para qué cómo?- No entendía lo que estaba pasando.
-De mí para ti con todo mi yo, quiere decir que lo hice con muchísimo cariño.
-Que chistoso eso. Sabes, me gustas mucho.-Dije, sin darme cuenta.
-¿Qué? No escuché bien.
-Que me gusta mucho la carta.- Logré corregirme gracias al cielo.
-¿En serio? ¡Me alegra tanto! Te quiero.- Me abrazaba, ignorando mi reciente confesión.
-Yo también te quiero, eres mi mejor amiga, ven vamos a comer pizza.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Esa carta era un agradecimiento por mi amistad, fue la primera carta que he recibido. Nunca logré confesar mis sentimientos, pero siempre fui feliz con ese recuerdo.
Esa es la razón del nombre de este blog, es algo que siempre me quedó grabado y algo que siempre he repetido desde entonces al regalar algo.
miércoles, 23 de marzo de 2011

Las clases sólo importan por él.

Era lunes por la mañana y yo estaba emocionada por ir al colegio. Eso era raro en una estudiante como yo que, para colmo, no era lo que se diría una “alumna modelo”, ni, mucho menos, aplicada.

Por supuesto que yo no iba a clases por los cursos que ahí dictaban. Sinceramente mis notas eran de las más bajas en el aula pero, aún con un desgano por las asignaturas, yo iba solamente para ver a una persona. Él era el motivo por el cual soportaba ir al colegio cinco días a la semana.

A mis escasos doce años no podía imaginar, ahora, un mundo sin él y el colegio era el único lugar donde podría verlo. Salvador era su nombre, tenía el cabello castaño, los ojos negros, resaltados por unos anteojos, los cuales le daba un estilo “intelectual”, motivo, a diario, de mis noches en vela.

Día tras día intentaba acercarme para decirle que me gustaba, que quería estar con él, que, aunque tenga solo doce años, podía demostrarle que lo que sentía hacia él era serio y era real. Siempre intentaba ser atenta con Salvador y, muy frecuentemente, le llevaba regalos para demostrarle mi aprecio. Pero nunca me atrevía a decirle que estaba perdidamente enamorada.

El año pasaba volando y yo no sabía si el próximo año iba a volver a verlo; después de todo, las personas suelen estar un año en un colegio y luego en otro. Yo no sabía si él iba a seguir en el colegio el próximo año.


Muchas veces intenté acercarme a él y decirle lo mucho que me gustaba. Antes de la formación a la hora de la entrada me acercaba, torpemente, a saludarle y, tras un par de titubeos, me retiraba por que sentía que hacía el ridículo o, tal vez, por que la formación ya empezaba. En los recreos la historia era parecida; le veía en el recreo comprar en el quiosco y, como siempre, me acercaba y le saludaba para luego acongojarme y retirarme con el rabo entre las piernas.

¡Las cosas no podían seguir así! Debía acercarme y decirle que no podía vivir sin él. El aniversario del colegio era una celebración grande, con concursos, sorteos y, en la noche, un concierto. Ese era el día en el que le declararía mi amor.

Tenía un ramo de flores inmenso. Él estaba sentado cerca de un puesto de tómbola, en una banca, mirando algún mensaje de texto en su celular. Había llegado el momento de declararme.

-          ¡Hola mi amor! Se me hizo un poco tarde – escuché una voz.
-          ¡Mi vida! – le oí responder a Salvador – Ya te estaba extrañando ¿Dejaste a la bebe con tu mamá?

En ese momento me di cuenta. Salvador Vera, mi profesor de matemáticas, estaba casado y tenía una hija.

-          ¡Marianita! Hola – dijo volteando la mirada hacia mí.
-          Buenas tardes, profesor…
-          ¿Y ese ramo de flores? ¿Tienes un noviecito? – me preguntó con mirada divertida.
-          Por supuesto… – titubeé – Un noviecito.

Sonreí mientras me despedía con la mano, volteé y caminé en dirección contraria a mi primer amor en el colegio. “¿En que estaba pensando? Él era mi maestro” me dije a mi misma mientras una lágrima hacía brillar mi mejilla.


------------------------------------------------------------------------------------
Es casi imposible no enamorarse de un profesor o de una profesora en el colegio. Es un amor que solemos olvidar pero que, en el momento, es muy importante para todos. Personalmente me enamoré, al menos una vez, de quien me dictaba las clases... Sean sinceros y, díganme ¿Se enamoraron alguna vez de un profesor o profesora?
lunes, 21 de marzo de 2011

Así soy, pero realmente no.

Soy un chico soñador, pero no soy iluso.
Me gusta ayudar a los demás, pero odio pedir ayuda.
Suelo ser pacífico, pero la ira tiende a consumirme.
No me gusta mentir, pero amo el sarcasmo.
Finjo ser un santo, pero realmente soy perverso.
Soy caballeroso, pero por razones equivocadas.
Trato bien a quienes me odian, pero maltrato a los que me quieren.
Soy infantil, pero sé lo crudo que es el mundo.
Amo a las mujeres, pero vivo esclavo de ellas.
Odio a los que discriminan, pero discrimino a esas personas.
Desearía que el mundo sea un mejor lugar, pero no hago nada para lograrlo.
Soy tímido, pero rara vez logro pasar desapercibido.
Mi sueño es volar, pero sé que es algo simplemente onírico.
Soy hiperactivo, pero siempre tengo flojera.
Me encanta dormir, pero mi cuerpo se rehúsa a hacerlo.
Adoro a mi familia, pero detesto pasar tiempo con ella.
Soy romántico, pero disfruto la crueldad.
Soy la persona más amable que vayas a encontrar...
Pero te aseguro que si formas parte de mi vida lo lamentarás.

-----------------------------------------------------------------------------------
No hay mucho que decir, es simplemente una manera de describirme. El amor es el tema central de este blog, siempre digo que hay distintos tipos de amor, esta es mi forma de expresar el amor que siento por mi. Raro, supongo, pero así soy.
viernes, 18 de marzo de 2011

Corazón en la puerta: charla con el corazón.

Ya eran días rondando mi habitación sin atreverme a hacerlo, pero me decidí y abrí la puerta a mi corazón. Hablarle me resultó difícil luego de tenerlo encerrado tanto tiempo.
Lo vi, acurrucado en la esquina de aquella pequeña habitación en donde lo dejé escondido, lo tomé con cuidado, pues estaba muy asustado, intenté calmarle con unas cuantas palmadas suaves, pero no funcionaba, estaba muy asustado el pobre. Luego de un par de minutos, logré tranquilizarlo lo suficiente para hablarle...

-Tranquilo, pequeño...Toma las cosas con calma, ya pasó lo peor.
-Me dejaste abandonado, me encerraste y te olvidaste de mí.
-No lo hice con mala intención, intentaba protegerte.
-Pues no funcionó muy bien que digamos, ahora duele más.
-Lo sé, es obvio que todo te ha afectado, por eso vine por ti.
-¿Vienes a mentirme de nuevo? Soy soñador, no idiota.
-Sé que eres soñador, es hora de cumplir nuestro sueño.
-¿Ser piratas?
-¿Qué? Eso sería genial, pero me refería al sueño de volar.
-Pero eso no es posible, creo que ahora tú eres el idiota.
-¿Puedes dejar el sarcasmo por un momento, pequeño ser rojo?
-¿Puedes dejarlo tú, pequeño niño volador?
-Tonto, te lo explicaré...Ya es hora de dejarte libre.
-¿Libre? Pues ya me sacaste de esa jaula de circo, ya soy libre.
-Ese fue el primer paso, ahora debes marcharte, explorar el mundo, volar.
-Metafóricamente supongo, ya es mucha fantasía el simple hecho de hablarme.
-Son sueños de un pirata, mi estimado, veo que te sientes mejor.
-No es eso, aún tengo bastante miedo, pero debo seguir tu ejemplo.
-No tengas miedo, las personas no son malas, todo fue un error.
-Sabes que eso no es cierto, hay gente mala en todo lado.
-Prefiero pensar que todos son amorosos, ver esperanza en cada uno, es mejor.
-Eres incluso más soñador que tu corazón. ¡Qué divertido!
-No es malo tener alma de niño. Ve, descubre esas partes del mundo que aún no ves.
-¿Alma y corazón? Creo que te has vuelto loco, niño volador.
-No estoy loco, soy un pirata, el loco eres tú, que se niega a volar.
-¡Soy un corazón ficticio! ¡No puedo volar!
-Eres ficticio, por lo tanto puedes volar, puedes cumplir nuestros sueños.
-Oh... Buen punto, lo siento... A veces se me escapa.
-Hazme caso, sal y encontrarás felicidad.
-Y/o ella me encontrará, supongo.
-¿Lo ves? Es solo tener el valor de hacerlo, vencer el dolor y el miedo.
-No puedes pedirme que olvide algo así mágicamente...
-Dije vencer, no olvidar, obviamente no lo olvidarás nunca, eso es lo que te hace especial, es lo que te hace noble. No eres malo por no olvidar ni por sufrir, es tu naturaleza, pequeño corazón. No olvides, no es incorrecto ser débil, pero ya no dejes que el dolor te nuble, se fuerte y verás que lo bueno ya vendrá... Lo merecemos, al menos eso dicen los que nos rodean.
-Demasiada palabra, me aburres... te haré caso para que ya no hables.
-Sarcástico y cruel, sin embargo no dejas de ser todo un soñador.
-Nunca dejaré de soñar, sufriré y eso...pero no dejaré mis sueños.
-Lo sé, volar sin ataduras, ser libres de todo, eso haremos.
-Hasta la próxima entonces, niño pirata.
-Hasta entonces. No dejes de volar, corazón imaginario.

Ahora mi corazón vuela libre. A veces siento su soledad, debe ser duro estar solo. Pero esa soledad es cada vez más rara, la mayoría del tiempo siento alegría pura, debe ser genial poder volar. Mi corazón ya es libre, ahora es mi turno.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Pasan cosas malas, a veces uno no entiende que está pasando y todo se vuelve una especie de pesadilla, pero uno no debe dejar de verle el lado bueno a las cosas. Tener esperanza en la gente no es malo, no es idiota, es creer en el amor. Nunca encierren su corazón, no dejen que sufra escondido, ayúdenlo a ser libre, a no temerle al resto del mundo. Yo creo que todos son buenos, no estoy loco...el resto del mundo está cuerdo. No dejen de soñar, los sueños son la fuente de vida, aparte el mundo sin piratas sería aburrido.

P.D (Acerca del blog): Las publicaciones volverán a ser tres por semana, pero esta vez será Alfredo quien se encargue de los miércoles (dado el..¿éxito? de su primera entrada.) espero disfruten de sus historias cortas, espero sigan disfrutando de las mías. He actualizado el perfil, para que lean acerca de mi y eso... No sé que tan importante sea eso, pero es mi blog y quería decirlo.
 
domingo, 13 de marzo de 2011

Luto.

Ahora que me encuentro en un momento de divagación,
en esta hora en que perdí toda mi inspiración,
me encuentro solo aunque de gente estoy rodeado
y mi alma está muerta ya que no estás a mi lado.

¿Por qué tuviste que dejarme abandonado a la suerte?
Pienso que no te era suficiente prohibirme quererte.
Ahora sin ti, mi mente por siempre sufrirá
me pregunto cuanto tiempo mi cuerpo aguantará.

Desearía poder el tiempo parar
y así quizá poderte alcanzar,
pero te fuiste y te llevaste mis deseos
me dejaste sólo amargura y resentimientos

Sé que no fue algo que pediste
quizá huías de algún crimen que cometiste.
No sé que tipo de pecado causó tu adiós
si sabías muy bien que yo no creo en dios.

Tengo una duda que me atormenta
algo que ninguna persona me contesta
si respondieras mi pregunta podría volver a sentir
contéstame para que pueda dejar de sufrir.

Lo había olvidado, ya no podemos hablar,
ya que a veces, ni tu voz logro recordar.
Libérame de una vez de este triste sentimiento
Dime, hermano mío...¿Cómo serían las cosas si no hubieras muerto?



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hay distintos tipos de amor, hay distintos tipos de sufrimiento. El amor hacía mi familia es algo peculiar y difícil de explicar...no hablamos mucho, pero siempre nos apoyamos cuando es necesario. Hace muchos años, me fue necesario escribir esto, aún no tengo una respuesta a esa pregunta. Hay muchos tipos de amor, el amor hacia la familia es algo que no suelo admitir. Hay muchos tipos de dolor, pero el dolor que al escribir esto sentí, no tiene comparación.
lunes, 7 de marzo de 2011

Pobre.


Pobre de ti, que debes pasar tanto tiempo en mi mente.
Debería borrarte, pero no es malo guardar un buen recuerdo.
Pobre de ti, que debes soportar ser la fuente de estos escritos.
Dejaría de escribir, pero es lo único que no hago mal.
Pobre de ti, que recibiste tanto cariño.
Intenté ser más frío, pero me es imposible.
Pobre de ti, que ya encontraste felicidad.
Buscaría la mía, pero mereces algo más de respeto.
Pobre de ti, tuviste que mentir tanto tiempo.
Mentiría también, pero no soy bueno en eso
Pobre de ti, que nunca tuviste que sacrificar algo.
Recuperaría lo perdido, pero ya es muy tarde.
Pobre de ti, esperaste una hora uno de esos días.
Yo era feliz, esperando todos los días.
Pobre de ti, que soportaste tanto amor.
Debería disculparme, pero no pediré perdón por haber amado.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

A veces pasa que uno no sabe la razón de tanto drama, uno no entiende que demonios está pasando... a veces eso duele. Luego de mucho tiempo, encuentras la pieza que faltaba de aquel rompecabezas, te das cuenta de lo absurdo que fue todo, que no debiste sufrir tanto por algo tan ridículo como un falso amor. Hay momentos en los que uno quiere decir muchas cosas y no encuentra la forma...yo la encontré.
viernes, 4 de marzo de 2011

Despecho.


Mónica y Eduardo fueron felices juntos, felices durante muchos años, las relaciones suelen ser acerca de equilibrio y esta pareja sin lugar a dudas tenía un futuro brillante, pero el darles un futuro perfecto nos dejaría sin relato. Luego de ciertas peleas típicas de pareja, luego de tres arranques de celos, cinco malos entendidos, siete llamadas perdidas y un “Perdón, había mucho tráfico”, Eduardo no aguantó más y decidió acabar la relación. Es en este punto, en el final de algo hermoso, que empieza algo horrible.

Eduardo, un chico orgulloso, independiente y terco como un unicornio, estaba feliz con el fin de la relación, para él era necesario acabar con eso pues los últimos meses ya no era feliz, le interesaban otras personas, quería estar solo y poder disfrutar de la vida sin ataduras. Lo primero que hizo estando soltero, fue llamar a viejas amistades, salir a perder el control y extraviarse en la vida bohemia que siempre deseo, sentía un dolor extraño en el pecho al estar con otras mujeres, pero no era culpa, no podía serlo ya que Mónica no importaba más.

Ella no dejaba de pensar en él, llegó a casa luego del rompimiento y durante dos semanas no dejó de llorar. No lo llamó, no lo buscó más, respetaba su decisión, pero tenía esperanza en el amor, juraba que en el próximo minuto sonaría el teléfono y su relación volvería a ser lo que era...perfección. Las lagrimas lograron detenerse, pero el dolor no. Ella sería buena, esperaría el tiempo necesario, tres años de amor no pueden acabarse así sin más, no pueden desaparecer de la vida del otro en un segundo, no es posible. Lo que ella no sabía era que estar con él sólo fue una limitación, ella estaba destinada a mucho más que eso, incluso si  por ahora no lo quería.

Tres semanas han pasado desde el rompimiento, Eduardo no recuerda gran parte de estos días, sin embargo en su cuerpo se ven los estragos de aquella nueva vida; Ojeras bien definidas, moretones de peleas, raspones de caídas en borrachera, exhausto de tanto placer, se sentía de maravilla. Su nueva novia, la conocía hace cuatro días pero ya vivió con ella más de lo que ha imaginado en sus diecinueve años, era alguien distinta y sin nombre, pero eso no importaba. El dolor en el pecho se hacía cada vez más fuerte, pero no extrañaba a su ex, era un desperdicio de tiempo pensar en ella, seguiría disfrutando cada vez más, total ya tenía a alguien a su lado. La nueva chica lo entendía, ella nunca le pediría nada a cambio de su amor, ella no era tan infantil, ella no era tan celosa, ella era lo que estaba esperando.

De casualidad, sin buscarlo ni quererlo, los vio abrazados besándose, su mundo explotó. Mónica no pudo entender, buscaba la forma de explicarlo, la habían reemplazado en tres semanas, tres años de relación y en tres semanas ella ya no importaba. “Mucho tiempo a solas necesitaste.” -Pensó. No dejaría que las cosas quedaran así, sin embargo no sabía que hacer, se marchó del lugar, sacó su celular y llamó al primer chico que apareció en su agenda. Horas después salía de la habitación de aquel chico, totalmente despeinada, mientras terminaba de ponerse nuevamente la ropa, marcó el segundo número...

Él ya ni siquiera pensaba, dejaba que su instinto lo guiara a donde fuera necesario para sentir algo de placer. Era feliz con la chica nueva, se atrevía incluso a decir que había encontrado al amor de su vida. Se había enamorado, le dolía el pecho y aún no sabía la razón, pero ahora estaba contento, no había cambiado su forma de ser ni dejó de ser buena persona, simplemente había encontrado a otra persona. Decidió dejar lo bohemio y ponerse serio con su nueva relación, valía la pena, era una chica que sí lo merecía, juntos tendrían una vida excelente. Lástima que esa vida excelente era una vida extrema y sin futuro, lástima que él no se daba cuenta.

Ella controlaba todo, se entregó a la lujuria, pero aún pensaba bien las cosas. No se sentía bien con tanto amorío, se sentía asqueada. Lo hacía no por despecho, no para vengarse, sino para no poder dar marcha atrás, no volvería a ser la de antes, sin importar el precio. Se encontraba con dos chicos o más por día, conocidos y/o desconocidos, no estaría sola. Sentada en el parque, esperando a su próxima cita, un par de muchachos le preguntaron su nombre. Fue algo inesperado, pero aceptó salir con aquellos chicos, canceló su cita de ese día y se marchó con ellos, se sentía atraída a uno de los muchachos, mientras caminaba con ellos, no dejó de sonreír.

Ya son dos meses desde que dijeron adiós, el vacío en su pecho continuaba ahí, pero ya no le interesaba saber que era. Todo era felicidad nuevamente en su vida, ya recordaba los días, ya no tenía ojeras ni moretones, tenía una novia linda y la vida continuaba, nunca se había sentido tan tranquilo, si no fuera por ese sentimiento raro en el pecho, todo sería perfecto. Entró a escondidas a la casa de su chica, le prepararía una sorpresa y tendrían un día romántico inolvidable. Claro que el destino es cruel, la gente es mala y la novia sin nombre no era la excepción, Eduardo esperaba sentado en la sala y la puerta se abrió. Entraron como gatos con aceituna, besándose y acariciándose como si no hubiera un mañana, Eduardo quedó sin palabras mientras veía a su novia con otro pasar al dormitorio sin siquiera notarlo, su alma y su mente no aguantaron, el dolor en el pecho se agudizó y no pudo hacer más que salir corriendo. Tomó un taxi y dio la primera dirección que vino a su mente, en pocos minutos se encontraba tocando la puerta de Mónica, su verdadero amor.

Mónica había encontrado el verdadero amor, Joaquín era todo lo que ella buscaba, desde ese día en el parque no dejó de sonreír estando a su lado. Su relación era todo lo que necesitaba, era equilibrada y sincera, romántica y espontánea, desperfecta y perfecta, todo y todo nuevamente. Ya no quedaba el fantasma del pasado, sus amoríos y el dolor que le causó Eduardo habían quedado enterrados. Saldría con Joaquín ese día, visitarían a su mejor amigo Sergio y pasarían una agradable tarde viendo películas. El timbre de la puerta sonó, abrió la puerta y se encontró con la situación que tanto esperaba hace meses, Eduardo venía a declararle nuevamente su amor y quería arreglar las cosas.

-Hola. ¿Cómo has estado?, -Eduardo saludaba como si nada hubiera pasado.
-Hola, estoy bien, no puedes venir a mi casa repentinamente, no es adecuado.
-¿Así me recibes después de tanto tiempo? Te he extrañado mucho, quisiera que hablemos.
-No tienes derecho a saludarme así, no después de lo que hiciste, del daño que causaste.
-No lo hice con esa intención, necesitaba un tiempo a solas, para que resolvamos los problemas, eran demasiados y no me dejaban respirar.
-Los problemas de pareja se resuelven en pareja, huiste y no necesitaste mucho tiempo a solas que digamos.
-Me asfixiabas, necesitabas demasiado cariño y eras demasiado celosa, pero ya lo veo todo más claro, tu eres la chica que siempre he amado, que siempre amaré, mi pecho no deja de doler desde que nos despedimos y ahora que te veo, dejó de doler.
-Yo soy la chica a la que remplazaste en tres semanas, ese dolor que sientes es la ausencia de tu corazón, no tienes uno, no te conozco, no eres más que los restos de alguien a quien amé.
-Si tengo corazón, me lastimaron y entendí el daño que te hice, lo siento tanto, dame una oportunidad, seguro que aún me amas.
-No, tu no eres el chico que amo, eres una mala persona. No te deseo el mal y nunca lo hice, pero te mereces todo el daño que te hicieron.
-No digas eso, estás siendo mala conmigo. Dame una oportunidad, te haré feliz, te lo prometo.
-Ya te dije, no quiero estar contigo, no te conozco, tendrás el mismo aspecto que aquella persona que tanto amé, pero eres otra persona, una que no me agrada, por favor vete.
-Todo este tiempo, todo ese amor y así me despides. Tu eres quien ha cambiado, nadie te amará tanto como yo, sin mi amor te quedarás sola, te arrepentirás...adiós.
-Pobre diablo, es mejor quedarme sola que aguantar tu compañía, adiós...


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola, la actualización demoró ya que no tenía internet, esta historia es algo rápida, creo. El final es crudo y me deja una sensación de “incompleto”, sin embargo creo que no hay mejor manera de acabar con alguien que despidiéndolo así. Joaquín fue un personaje muy popular entre mis amigas y es por eso que se ha ganado el final feliz con Mónica, pues claro, luego de la tormentosa visita de Eduardo, ellos serán felices juntos.
Informándoles, las actualizaciones serán ahora de dos por semana, el publicar tres veces me deja poco tiempo para escribir y no quiero anticipar tantas cosas del libro, es poco recomendable, agradezco los comentarios que hacen y les informo que ya tenemos un primer troll (Woohoo).