Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

domingo, 10 de abril de 2011

Odio.


Tengo algunos problemas de control últimamente,
nunca antes había sentido tanto odio.
Son tantas las cosas que torturan mi mente,
pero el causante de todo no es tan obvio.

Detesto mi memoria pues no olvida,
recuerdo cada lagrima, cada sonrisa.
Son los recuerdos los que nublan mi vida
y por esa mísera agonía se apaga mi risa.

Aborrezco mi conciencia pues no descansa,
se retuerce y me castiga por las noches.
Está maldita, siempre apaga mi esperanza,
ya no puedo dormir, no importa cuanto le reproche.

Odio mi corazón, pues dejó de amar,
se lastima y se parte cada día,
por su culpa mis puños de rabia no dejan de temblar,
me avergüenza esta puta vida que ya no es mía.

A ese pútrido fantasma que ahora es mi cuerpo,
quiero destruirlo pues es un simple fiasco.
Le digo ahora a ese reflejo mío que está muerto,
”Soñador iluso y podrido, me das asco.”

--------------------------------------------------------------------------------------------
Quizá esto es lo más autodestructivo que haya escrito, pero creo que en su momento fue necesario. Recuerdo una época de mi vida en la cual perdí todo mi ser, vivía una vida que no era mía, pensaba de manera idiota para evitar sufrir, llegué a odiarme... Por suerte, encontré suelo en que apoyarme en mi persona, encontré luz en la amistad y el amor, encontré tranquilidad en escribir. Espero sepan, estimados lectores, que es únicamente cuando el hombre pierde su identidad, que finalmente logra encontrarla.

1 comentarios:

Johanna dijo...

sucede.. pero aprendemos =)

que viva la luz en la amistad y el amor en la escritura =3