Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

domingo, 24 de abril de 2011

Confusión.

Las decisiones más importantes de mi vida, las he tomado de una forma que quizá les parecerá rara. Cuando ya no sabía qué hacer, cuando no había cómo decidir entre dos opciones y cuando ya ni los consejos me servían, yo...lanzaba una moneda. Sí, así de simple.
Es algo rápido, algo tan fácil de hacer... y es algo tan práctico, realmente funcionó cada vez. Sí, lanzar la moneda sirve en esos casos, cuando debes elegir entre dos cosas igual de importantes, cuando ambas te  harán igual de feliz y/o miserable, sirve cuando son dos opciones... Ah se me olvidaba, no funciona en ciertos casos. Esos casos, especiales por su complejidad, son los que discutiré solo a continuación. (Entonces, no es discusión...Tonto.)

Existen distintos tipos, claro está, de confusión. Dado que mi tema es el amor, debo contarles lo que sucede cuando es este el causante de la duda. Pasa a veces, que uno no sabe lo que debería hacer, que uno no sabe si lo que siente es amor, que uno no sabe qué es lo mejor, que uno no sabe si necesita estar solo. Me han pasado todas estas cosas, todas esas veces mi moneda no me ayudó en lo absoluto, todas esas veces estuve al borde del colapso, por suerte siempre logré resolverlo...

¿Necesito estar solo?
Puede ser que llegues a estar confundido, a tener que elegir entre dos caminos muy distintos y no saber cual tomar. A veces uno por escapar de la soledad, termina causándole daño a los demás. Lo hace, claro, para no sentirse solo, pero evitar esa tristeza trae consigo el sentimiento de culpa, culpa por lastimar a otros. Si alguna vez debes elegir entre estar solo o con alguien a quien realmente no quieres, créeme que lo mejor es estar solo... Pues el sufrimiento de la soledad se aburre y se va, en cambio la culpa no es tan misericordiosa.

¿Qué es lo mejor?
La respuesta es realmente simple, lo mejor es lo que te haga feliz. Obviamente no es fácil, aunque así lo parezca. El problema es que a veces uno confunde la felicidad ajena con la felicidad personal. A veces pensamos demasiado en cómo afectarán nuestras decisiones a los demás y por ello no actuamos. Otras veces no consideramos en lo absoluto a los demás y somos egoístas. La solución es encontrar un equilibrio... la mejor opción será siempre la que te haga más feliz y no lastime a otros (en la medida de lo posible). Sin embargo, si alguna vez debes elegir entre tu felicidad y la de alguien más, elige la tuya (pero intenta no destruir vidas ajenas). No soy malo, no digo que seas más importante que la otra persona, sólo que si de verdad la felicidad de la otra persona te fuera tan importante...no tendrías que decidirlo.

¿Cómo saber si es amor?
 Esa es una pregunta fácil y divertida de responder. Amor es cuando todo lo demás pasa a segundo plano, cuando te es necesario saber de esa persona, cuando su alegría es tu felicidad y su dolor es tu tristeza, cuando un simple “Hola” te alegra el día, cuando sin querer te imaginas un futuro junto a esa persona(una casa, una mascota, un día festivo...), cuando te preocupas de más y no puedes alejarte de esa persona, cuando al no verle quisieras al menos saber cómo está, cuando al pensarle tus problemas desaparecen, y finalmente cuando al leer todo esto sólo has tenido a una persona en mente...

¿Qué hacer?
Las decisiones nunca son algo fácil, habrá veces en las que te arrepentirás de tus actos. Otras veces querrás volver en el tiempo para elegir un camino distinto, es algo que suele suceder...pero te recomiendo evitarlo. Vivir con arrepentimientos es privarse de felicidad, uno no debe vivir lamentando sus decisiones, sino aceptándolas. Debes saber que son esas decisiones las que te transformaron en la persona que eres ahora, considérandote bueno o malo, lo importante no es el camino que seguiste y/o seguirás... sino lo que hagas estando ahí.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Alguna vez necesité de consejo para elegir mi camino, estaba solo y perdido...actué precipitadamente y lo perdí todo. Por pura suerte pude volver a elegir, naturalmente opté por la otra dirección, poco importó...nuevamente lo perdí todo. Fue entonces que supe lo poco que importa decidir, lo que es realmente importante es lo que hagas con esa decisión, lo que saques de ella y lo que aprendas... Se feliz con lo que hagas, sea lo que sea, y así no tendrás que arrepentirte. Además...si llegas a ser feliz con lo que sea, podrás tomar decisiones lanzando una moneda.

5 comentarios:

MAD2990 dijo...

Lanzar la moneda es bueno pero NUNCA por amor.

Johanna dijo...

quien no quiere retroceder el tiempo? aaaaaay x3 pero bueno.. así se aprende pues ^^' y como dices tío, lo que importa es como actuarás después de haber tomado tu desicion.

I Like (pulgarin arriba)

Anónimo dijo...

Ame la parte en la qe dices: finalmente cuando al leer todo esto sólo has tenido a una persona en mente.
Me encanta leer tus historias y sentirme en tu misma sintonía.
Haces un gran trabajo
Te qiero muucho bob

Alejandro Céspedes dijo...

MAD: Con el amor, no es necesario.

Johanna: Awww, gracias. Usted muy bien.

Anónimo: Me alegra demasiado leer eso, muchísimas gracias. Y yo le quiero a usted...amm...emm... Margareth.

Anónimo dijo...

Yo también amé lo mismo que el anónimo ese.. aunque tal vez no tanto..

Te qiero!

Akire :)