Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

viernes, 11 de febrero de 2011

Amor no correspondido...

Esta es la 3ra historia de la serie... u.u
el tema es algo claro con el titulo creo...
el dialogo es...bueno...es un dialogo especial x)

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Han visto esas películas en las que un muchacho perdedor se queda con la chica más bonita de la escuela? Pues les digo lo que creo, eso solo pasa en las películas. El muchacho rara vez encuentra el lugar donde pertenece, vive en un mundo fantástico, asustado de la realidad, de la crueldad de este mundo podrido, atormentado por la sociedad que lo condena por ser diferente. Pero obviamente hay algo que le da animo, hay algo en lo que todo muchacho subestimado y frágil cree fielmente, aparte de dragones y unicornios... Cree en el amor.

No sé que le pasa al mundo, no es lo que mis libros describen, en este mundo no le pasa nada especial al niño desadaptado. No es que me molesten las burlas ajenas, no me interesa el ser clasificado como raro o perdedor, pero hay algo por lo que no logro dormir bien. Su nombre es Andrea, ella es la razón por la que voy al colegio, es la única persona en este mundo que no merece desaparecer. Ya son un par de años desde que la vi por primera vez, me quedé sin palabras en ese entonces y realmente nunca le he podido hablar. ¿Típico no?

Todos los días llego a clases, pierdo el tiempo soñando y escribiendo, solo logro concentrarme cuando la veo. Su cabello es negro, lacio y muy largo. Sus ojos pequeños pero llamativos por el color caramelo que tienen, y esos labios que brillan todo el día, la convierten en un ángel. La verdad es que no sé sus gustos, no sé que tan buena persona es, sin embargo no puedo evitar amarla con todo mi ser, es algo tan extraño considerando lo bizarro que soy. Nunca he tenido a alguien a quien amar, no sé si eso es amor... pero supongo que sí.

Sigue pasando el tiempo, no puedo dejar de amarla y tampoco quiero dejar de hacerlo. Quizá me estoy perdiendo la vida por un amor imposible, quizá ella nunca sepa de mi existencia, pero eso no importa. La veo feliz y sonrío, la veo triste y mi alma se hace pedazos, a veces me han preguntado por qué la amo, yo solo puedo responder “Por qué sí”, no entiendo desde cuando tengo que tener una razón para amar. Soy feliz así y punto.

Creo que lo he decidido, confesaré mis sentimientos, no puedo ser tan cobarde toda mi vida. Me acercaré, me presentaré y explicare mis emociones, pondré mi corazón en sus manos. Ahí está, este es el momento.
-Hola, disculpa la molestia, sé que no me conoces, pero hay algo que debo decirte.
-Ah... ehm, hola, dime, ¿En qué puedo ayudarte?.
-Bueno, sé que esto parecerá un poco raro, pero debo decirte que...Te amo...
-No puedes decirme eso, ni siquiera sé tu nombre, nunca hemos hablado.- Se le notaba un poco incomoda por la reciente declaración.
-Mi nombre es Martín, sé que nunca hemos hablado, pero para mi eres perfecta, nunca dejaría de amarte y siempre te cuidaría.
-Todo esto es muy rápido,¿sabes? No puedo aceptar una declaración así de pronto, debes darme tiempo, veámonos más tarde... ¿Te parece?
-Pero por supuesto, esperaré ansiosamente tu respuesta. ¿Nos vemos a las 6 en el parque?
-Está bien, espérame.

Perfecto, todo fue de maravilla, reaccionó muy distinto a como imaginaba, pero no me rechazó. Nunca he tenido una cita, no sabré que hacer y no tengo mucho tiempo... ¡Ya sé! Le llevaré rosas, le llevare rosas rojas y así sabrá que mis sentimientos son reales.
Espera, ¿esa no es Andrea? ¿Qué estará haciendo por aquí? Ya falta poco para nuestra cita. Un momento, hay un hombre siguiéndola unos cuantos metros detrás, se ve peligroso.

Los siguientes momentos fueron cruciales en la historia del pequeño incomprendido. Ese hombre era un criminal que buscaba hacerle daño a su amada. Por suerte no lo lograría, pues en un acto de suma valentía, Martín se lanzó contra el ladrón, logró tumbarlo al piso y conectar un par de golpes (los primeros golpes que daba en su vida). Nadie se percató de este acto heroico, pues no había mucha gente en ese pasaje que llevaba a la cuadra de la florería. Andrea, que caminaba con sus audífonos puestos, no escuchó nada y siguió su camino. Ya en el piso, encima del villano, nuestro protagonista luchaba con toda su fuerza, luchaba por la justicia, luchaba por amor. Se quedó quieto súbitamente, el dolor fue inexplicable, tanto que detuvo todo movimiento posible.

Su mente se aclaró, veía a su futura cita sonriéndole, haciéndolo el niño más feliz del mundo. El cuchillo que lo atravesaba salía lentamente de su pecho y el dolor retornaba, la imagen de su amada desaparecía mientras escuchaba el grito de una señora y veía escapar a su asesino. No llegaría a su cita, se sentía mal pues haría esperar a la chica de sus sueños...

Al día siguiente...
-Hola Andrea, ¿Cómo te fue en tu cita?- Su amiga Diana estaba muy emocionada.
-Ja, no fui, nunca le haría caso a un chico tan extraño como ese, que aprenda la lección.- Se notaba el asco en su rostro.
-Eso pensaba, se me  hacia raro que hayas aceptado salir con un perdedor.
-Ni en sueños lo haría, bueno, dejando eso de lado.¿Qué haremos hoy?

5 comentarios:

▓ Hall ▓ dijo...

tienes razon...eso solo pasa en als peliculas
Hermoso y muy real tu texto, aunque claramente demasiado triste

Es la priemra ves que me paso por aqui y he leido muchos de tus textos...dios!! te seguire por que escribes hermoso

:)

Alejandro Céspedes dijo...

Hall: Si el mundo fuera como las peliculas...
Gracias, mil gracias. Sé que hasta el momento, mis entradas son tristes, pero es la primera parte del libro, ya vienen momentos felices.
Me alegra tanto, pero tanto que te haya gustado lo que hago. ¡GRACIAS!

Иeα dijo...

A mi también me gustaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
y tú y tus historias fueron mi inspiración para escribir de nuevo :D

sigue asíiií y nunnca pares :) !

Alejandro Céspedes dijo...

Nea: Me emociona ser inspiración, siga escribiendo, tal como me lo pide. :)

Anónimo dijo...

Que bonito escribes alejandrini!!! *.*