Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

viernes, 6 de mayo de 2011

Libertad.

Nunca había amado a alguien de esta manera, creo que ni siquiera había conocido el amor. Sí, definitivamente es eso, todo lo anterior a ella no fue amor, nada se compara y nada nunca se comparará. Alisa lo es todo para mí, ella es quien me salvó de esa vida triste y solitaria, ella es la única que me entiende, ella... ella es el amor de mi vida.

Mi nombre es Micaela; tengo dieciséis años, soy algo reservada. No me agradan las demás personas, suelen tratarme raro pues soy distinta. Lo bueno de mi vida es Alisa, mi novia. Lo malo es que a pesar de la época en la que nacimos, no todas las personas están de acuerdo con nuestro amor. Esto no tendría importancia, pues el mundo no me importa; pero mi familia no acepta esas “ideas nuevas” y por ello debemos ocultar nuestra relación.

No lo entiendo del todo...¿Por qué está mal que nos amemos? Detesto el odio en los ojos de las personas con “buena moral”, me da asco saber que mi familia piensa que soy una abominación de la naturaleza. Según todas esas personas, nosotras vamos en contra de la naturaleza... ¡Al demonio la naturaleza! Lo natural es amar, para eso vivimos... Ellos no nos odian, ellos odian el amor. Sí, eso es, odian el amor y por ello nos atacan. No le causo daño a los demás, soy una buena persona. ¿Acaso no ven que sólo quiero poder amar en libertad?

Nos vemos a escondidas, nos besamos en las sombras, nos amamos en secreto. A pesar de eso, cada día es una aventura nueva. A su lado no siento temor ni restricciones. Si bien nuestro romance es restringido, si bien la sociedad y mi familia nos quitan la libertad de amar...estando juntas somos verdaderamente libres. Pues el amor es libertad, aún en la opresión de un mundo intolerante.

Hicimos una promesa, ella y yo, “siempre estaremos juntas”. No importa que por ahora tengamos que vivir en secreto, no importa que nos miren raro en las calles. Si seguimos juntas algún día podremos vivir tranquilamente, algún día podré besarla y exclamar cuanto la amo libremente. Un día podremos criar un hijo, podremos enseñarle que lo único importante en la vida es amar. Y algún día el mundo entero tendrá que aceptarlo. ¡Sí, tendrán que aceptarlo! Viviremos en un mundo tranquilo, un mundo lleno de amor, un mundo de libertad. Todo eso será posible...no... Todo eso ya es posible cuando decimos “siempre estaremos juntas”.

...Algo malo sucedió, mi familia nos descubrió, mi padre está molesto...está muy molesto.
Me enviará a un internado en otra ciudad, ahora nos dirigimos a la estación de trenes. No deja de gritar, no deja de maldecir a mi amada. Lo odio, lo odio con todo mi ser, es un intolerante más... Alisa ya lo sabe, logré avisarle antes de subir al carro, un mensaje suyo llegó a mi celular: “Voy por ti mi vida, siempre estaremos juntas”. Eso me alegra, lograré verla antes de partir. Pero sé muy bien que sólo podremos decir adiós.

...Estamos al borde de los rieles esperando el tren, Alisa aún no llega. Pronto tendré que subir a ese monstruo de acero que me llevará a la soledad. Mi padre sostiene mi mano con fuerza, aún en esta despedida no logra calmar su odio por nosotras. “¡MICAELA!” Escucho el grito de Alisa mientras el tren se acerca, mi princesa viene corriendo hacía mí. Mi progenitor intenta interceptarla, no lo logra, pero no se rinde. Miro a los ojos de mi amada mientras corre a mis brazos perseguida por mi ascendiente, su mirada me cuenta todo su plan... el plan para ser libres. Ya lo entiendo, es la única manera... asiento con la cabeza mientras extiendo mis brazos para recibir con ellos al amor de mi vida. El impulso de nuestro abrazo nos deja caer a las vías, el tren ya está aquí. Escucho el grito de mi padre que se mezcla con la bocina del tren, pero eso no importa... Tengo a Alisa en mis brazos, estamos juntas y eso es lo único que interesa. Hicimos una promesa, ella y yo... “Siempre estaremos juntas”.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La libertad de amar es lo más importante en la vida, al menos eso creo. Nunca dejen que alguien les quite esta libertad.

5 comentarios:

Margoth dijo...

A mejorado mucho señor cespedes, al menos va mejor que sus anteriores historias.
Como siempre, sabe que voy a estar esperando algo "mas", por el echo de que sé que puede hacerlo.
Siga esforzándose como siempre.

Alfredo. dijo...

"Para siempre", muy pocas veces lo dice uno en serio... Pero cuando se hace... Jode mucho si no se cumple...

Anónimo dijo...

mmmm es inteligente morir por alguien??

Alejandro Céspedes dijo...

Margoth: Seguiré intentando hasta lograr hacerle feliz. :)

Alfredo: Recuerde los distintos tipos de "para siempre". Pues sí, cuando uno lo dice en serio y no pasa... suele doler y así.

Anónimo: Supongo que depende mucho de la situación. Bueno, no... inteligente no es. Es tonto e ilógico, pero esas cosas suelen importarle poco a los románticos que lo hacen.

Johanna dijo...

wow.. me encantó la historia, es una pena que nisiquiera su padre la acepte =(