Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

miércoles, 19 de junio de 2013

No es amor.

No te confundas, curiosa lectora, no te amo, no me causas ternura, ni mucho menos me agrada tu presencia. La verdad, la única verdad que podré decirte en esta vida es que te odio. Te odio como nunca he odiado a alguien. Detesto tu existencia, tu forma de caminar, tu mirada profunda y tu cabello alborotado.

Me enerva el tono dulce de tu voz, mi sangre hierve hasta evaporarse cada vez que escucho tu felicidad. Aborrezco las fechas en que nuestros caminos se cruzan, y repudio hasta el mero contacto visual que llegamos a tener ocasionalmente.


No te confundas, ser repugnante que inspira este escrito, no te amo. Lo que siento por ti es un odio tan profundo que ni tu desaparición podría aplacar. Es un odio tan vil que quedará registrado el la memoria del mundo. Lo que siento por ti es un odio tan puro, pero tan puro, que hasta podría confundirse con amor.
jueves, 18 de abril de 2013

Por tu culpa, gracias.


Siempre estás ahí. En cada decisión que he tomado, en cada error cometido. Las alegrías que he experimentado y los horrores que he presenciado. Todo es por ti, porque tu mano rozó mi cara, porque tus labios me susurraron palabras vacías de amor.

Fui un ángel, entregué mi vida por la felicidad de otros, sacrifiqué mi alma por ver luz en ojos que sólo conocían tinieblas. Fui un monstruo, destrocé vidas y rasgué espíritus, me alimenté de los sueños de los demás sólo para acabar mi aburrimiento. Lo hice porque quería enorgullecerte, lo hice porque quería avergonzarte.

Siempre estarás ahí. Cada sonrisa que provoque, cada lágrima que extraiga. Serás la razón de todo el júbilo que cause, de todas las inocencias que oblitere.

----------------------------------------

Te debo tanto, y por eso tanta gente sufrirá...
martes, 12 de febrero de 2013

Para tú


No te enojes, no me fui,
así no me veas, yo siempre te observé.

No estés triste, no desapareceré,
seré tus alas, porque eres las mías.

No llores, no ocultes tu sonrisa,
sin ella no existo, sin ella no hay luz.

No te preocupes, no estás sola,
porque estoy contigo, porque siempre lo estaré.

------------------------------------------------------------------

Ánimo, mi vida...
jueves, 15 de noviembre de 2012

Noche, noche... noche


Los sueños pueden definir nuestra existencia, creo que es necesario entender la importancia de la noche. Es esencial saber lo que ronda en nuestras mentes cuando el sol huye de las tinieblas, cuando la luna es nuestra guía y nos persigue al caminar. La noche atrae a los monstruos, libera las depravaciones y conjura la agonía.

Quizá una noche te sientas diferente, capaz de todo. Quizá dejes salir toda la crueldad que existe en tu interior. Darás rienda suelta a tus fantasías y harás añicos la poca cordura que le queda al mundo asqueroso que te rodea. Serás libre, pero libre de verdad. Harás lo que se te antoje, disfrutarás de cada placer que se ofrece en la vida callejera. Te burlarás de aquellos que no se atreven a atreverse. Todo cambiará esa noche, quizá.

O, tal vez, será una de esas noches en las que le temerás a la vida misma. Recordarás aquello que asegurabas haber olvidado. Temblarás con cada sonido, los reales y los de tu mente. Llorarás y sufrirás por todo lo que te ha pasado, por todo lo que te hicieron, por todo lo que causaste. El tiempo no tendrá piedad de tu miseria, se detendrá y será la noche más larga de tu vida. No podrás dormir, no podrás apaciguar los llantos de tu padecimiento, es más… el poco sueño que tendrás será horrible, revivirás las pesadillas más oscuras de tu alma, más oscuras que la noche, y despertarás en medio de un grito de horror y lágrimas de tortura. Rogarás que la luna se vaya y que el dios sol tenga misericordia de ti. Nada cambiará esa noche, y deberás soportarlo.


Lo que sea por dormir bien en las noches, lo que sea.
domingo, 14 de octubre de 2012

Remordimiento


Quizá no era la forma más apropiada de hacerlo, quizá no debiste decir las cosas que dijiste, quizá debiste decirlas en otro momento, quizá deberías repetir lo que ahora no te atreves a recordar.

Sabes que lo deseabas, sabes que mientes al negarlo. Sabes que no era falso, sabes que no bromeabas. Sabes que te da miedo admitirlo porque piensas que eso te hace mejor persona, pero no aceptar tu realidad sólo hace que seas más porquería de lo usual. Sabrás toda tu vida que mentiste, que destruiste una vida por un momento y que te refugiaste en una fantasía para poder dormir con la mente tranquila.

No te importará, no te importó y en realidad no te importa. No sabes para qué fue tanto teatro si al final ni te interesa. No tienes problemas con la verdad, no tienes sentimientos de culpa. No tienes corazón, no lo tuviste, no lo tendrás.

Pero actuar te es necesario, lo haces para tener algo en qué pensar. Pero lo haces para tener algo con qué sufrir, algo que te mantenga con vida. Pero son tantas las cosas que harías por seguir sufriendo, son tantas las cosas que harás, tantos los recuerdos que pretenderás no tener.

Ya no sigas, no sigas con la red de patrañas que escupe tu boca. Ya no mates, no mates los sentimientos que la gente tiene por ti. Ya no te tortures, no te tortures con el pasado que día a día te destroza el alma. Ya no, no.

Mejor acepta que te equivocaste, acepta que tu intención era la peor. Mejor acepta que te falta mejorar, acepta que a veces hasta tú necesitas ayuda. Mejor acepta que te duele, acepta que aún llorabas lágrimas de rencor. Mejor acepta que decirlo en voz alta te alivia, acepta que sólo querías confesarlo. Mejor acepta que aceptarlo es mejor.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Quizá debería hacerlo todo de nuevo, sé que todo sería distinto. No creo que fue un error, pero a decir verdad no me importa. Ya no te necesito, mejor acepto que nunca te necesité.
viernes, 10 de febrero de 2012

Para la vida.

Recházalo, dile que no puedes, que está mal, que ya tienes alguien a quien amar. No muestres señales de interés, no te rías de sus chistes, no le hagas saber que realmente te interesa. Ignóralo, no lo abraces, no lo beses. Hazle saber que eres consciente de sus engaños, de sus falsos cumplidos, dile que no es más que un simple tramposo.

Hazlo porque te respetas, porque no te agradaría que te hiciesen lo mismo. No aceptes a otro porque se supone que el primero es el que debería hacerte feliz. Hazlo porque es lo correcto, porque confías en tu buena moral, porque sabes que no eres como las demás, que nunca engañarías. Convéncete de ser especial, de no haber hecho algo malo, de no haberle permitido que obtuviese lo que deseaba...aún cuando sabes que la moral es relativa, que la maldad cuando es placentera es buena y que lo realmente especial fue el haberte atrevido a ese riesgo.

No lo aceptes, pues sabrá que ha ganado, que suspiras por él, que son sus bromas las que te causan alegría, que son sus besos lo que más anhelas. No le digas la verdad, no le digas que realmente lo quieres, pues entenderá que es mejor que todo lo que has tenido antes, que es lo mejor que te ha pasado. No le digas que sí o sabrá que es especial, que te tiene acorralada, que puede herirte. No le des poder, no le des herramientas para que te conquiste. Niégalo todo, esquiva sus preguntas, respóndele que luego o que no sabes. Qué sufra, que realmente se esfuerce, que sepa que tu amor necesita sacrificio.

Accede, accede pues ya se lo ha ganado, ya ha demostrado ser aquello que tanto esperabas. Deja que tome tu mano, que cruce sus dedos con los tuyos, que piense que tiene el control. Permite que te abrace, que te proteja, que sienta que puede defenderte de los horrores de la existencia. Bésalo, quítale la libertad, róbale la vida con tus labios y tenlo a tus pies con ese simple gesto. Hazle creer que eres suya, así no se dará cuenta de que en realidad él es el que ahora tiene dueña. Demuéstrale al mundo que está bien esclavizar la mente de tu amado, que está bien hacer añicos su vida para hacerla tuya. Enséñale al amor que, en esos casos, está bien destruir para crear.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Porque amar es destruir. Porque se destruye para poder amar.
lunes, 6 de febrero de 2012

Vil.

Amar es ser libre… Pobre iluso.
Piensas que al amar serás la persona más libre del mundo. Crees que todo será felicidad, que podrás hasta volar, que incluso podrás tu vida entregar. Aseguras que nunca podrán separarte de tu amor, que siempre conseguirán vencer todos los obstáculos, que nunca habrán mal entendidos, te engañas, pobre iluso.

Ignoras que eres esclavo de ese amor, que en realidad tus acciones no son por libre albedrío sino que son consecuencias de tus sentimientos. Haces lo posible por mejorar ese sentimiento, por protegerlo, dejas de hacer cosas por no lastimarlo, por no arriesgarlo de alguna forma. No eres libre, estás enamorado.

Es peor aún cuando tus sentimientos no son correspondidos. Le perteneces a esa persona, te entregas por completo a la triste ilusión de hacerla feliz con tu servidumbre. Sabes que está mal, sabes que deberías ser libre, sabes que sufres… pero en realidad ese sufrimiento te hace feliz, te alegra pertenecerle, te alegra saber que tu vida está en sus manos. No es felicidad, es tormento.

Pensabas que el amor sería lo mejor de la vida, qué equivocado estabas. Creíste todos los cuentos que existen, qué triste es que choques así con la realidad. Recién ves que amar es sacrificar, que amar es odiar y que el amor es simple egoísmo. Quizá te arrepientes de haber amado, quizá nunca puedas volver a hacerlo. Siempre odiarás a todas esas personas que nos mintieron, a todos los que nos dijeron que el amor es libertad.
El amor es libertad… ¡Qué vil mentira!

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Soy tuyo, aunque no eres mía, aunque nunca lo fuiste, aunque nunca lo serás.