Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

sábado, 17 de diciembre de 2011

Cosecha.

Uno cosecha lo que siembra, eso fue lo que escuché cuando te lastimé. Esperas que sufra por lo que te hice, que me arrepienta de mis acciones. Deseas que cambie mi forma de ser, pues deseas encontrar algo más en mí de lo que a simple viste hay.

Lamento decirte que no existe más que eso, que nunca me arrepentiré del daño que causo. Intentas darme lecciones de moral, dices que pagaré por mi maldad. Lo siento, pero no hay un ser superior que me vaya a castigar.

Dices que no sé lo que hago, que me llegará el castigo adecuado en su momento. Intentas avisarme del peligro, triste es que no te des cuenta de mi naturaleza. Perdón, pero uno cosecha lo que quiere sembrar.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A veces nos arrepentimos de lo que hicimos, del dolor que causamos, de las vidas que destrozamos. A veces destruimos todo apropósito, a veces nos gusta hacerlo.
domingo, 4 de diciembre de 2011

No.

Era un mal día, hace una semana perdió sus llaves por lo que no puede usar su auto y debe entrar a su casa por la ventana, hace días que no puede afeitarse pues le cortaron el agua, perdió su trabajo por llegar tarde una semana completa, su gato lo abandonó y la cafetera se rompió. Era un mal día… y le habían cortado la luz.

Nadie entenderá qué pasó, quizá fue la rabia por todo lo malo ocurrido, quizá fue simple aburrimiento de la miseria vivida, quizá era un reclamo al dios no existente en su vida o quizá extrañaba mucho a su gato, nadie sabría el motivo por que ese día Él abandonó lo poco que le quedaba y se dirigió a la playa.

Fijó su mirada hacia su destino y caminó, caminó y caminó. Caminó a paso lento pero firme cual mula testaruda se rehusó a detenerse y a mirar hacía los costados, milagrosamente ningún semáforo intervino con su caminata imparable. Es más, parecía que los carros se negaban a acelerar ante el desfile de nuestro protagonista. Los objetos lo presenciaban con pena, creo que era lástima por todo lo que le había sucedido (es probable que sea imaginación mía, los objetos no suelen considerarnos), sin embargo los humanos no fueron tan amables con Él.

Era como si la humanidad se hubiera puesto de acuerdo en distraer al sufrido caminante. Niños pidiendo que les pasara el balón, niñas vendiendo galletas, mendigos pidiendo limosnas, voluntarios haciendo colectas, ancianas queriendo cruzar la calle, señoritas pidiendo auxilio con las cosas más ridículas posibles. A todo esto Él respondía tercamente “No, no, no”. Era un burro necio, uno que aprendió a hablar únicamente para negarse a sucumbir ante la voluntad de otros y poder seguir su camino sin ser perturbado. Lo peor de toda esta turba enardecida que suplicaba ayuda era eso mismo, el mundo de nuestro héroe se había derrumbado sin que nadie se atreviera a ayudarle y a pesar de esto el mundo real le reclamaba ayuda. Debía ser una broma.

Finalmente llegó a la playa, ignoró mares de suplicas y se negó rotundamente a participar en cualquier tipo de acción ajena a su meta. Había repartido “No” tras “no” durante toda su caminata, incluso al aire que lo acariciaba dulcemente de la misma forma en la que una madre mima a su recién nacido. Llegó a la orilla y presenció el magnífico mar, interminable y limitado, hermoso y terrorífico, omnipotente y omnipresente. Fue en esta playa en la que hace una semana había perdido sus llaves y con ellas su felicidad, toda su vida se había esfumado en una simple y corta semana, claro que Él sabía que su vida hacía mucho era vacía y que su felicidad no existió jamás (salvo la vez en la que gato confundió el cabello de la “suegra” con una bola de estambre y causó caos total. Maldito gato, todo era su culpa).

Metió los pies en el agua, no dejó de caminar, se adentró más y el agua llegó hasta su pecho, pronto se encontró nadando, cada vez más mar adentro. Mientras nadaba sintió que algo se enganchó en su mano, no le hizo daño, simplemente algo se puso en su dedo como un anillo en mano de una damisela que acaba de aceptar la propuesta de matrimonio de su amado, detuvo su nado por un momento y vio el objeto, sus llaves acababan de llegar a su mano. De pronto un pequeño bote pesquero se acercó al reciente nadador olímpico y le preguntó si deseaba un lugar en la embarcación. Debía ser una broma… sus llaves, la clave de su felicidad, llegaban a sus manos por azar del destino y luego de eso alguien por primera vez en su vida le ofrecía ayuda, debía ser una broma. Pero ya era tarde, sus músculos estaban cansados, ya no quería ayuda. Pensó un instante mirando al pescador, pensó una última vez en gato, arrojó sus llaves al pescador, dejó de nadar y gritó… “¡NO!”.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Existen momentos en que la vida parece burlarse de nosotros, que todo el mundo está en contra nuestra… Existen momentos en los que simplemente todo nos da igual. Existen momentos en los que la mejor respuesta posible es un “No”.
lunes, 31 de octubre de 2011

Alivio.


Ella está muerta y nada puede cambiar eso, nada se puede hacer para recuperarla. Ahora me doy cuenta de lo mucho que la amaba, de lo mucho que la necesito. Ella está muerta y pronto moriré también.

Ella está muerta y es culpa mía, soy la razón de su desgracia. Cada vez que nos peleábamos el amor se volvía más y más débil, el cariño se volvía odio y la vida nos abandonaba. Ella está muerta y su sangre está en mis manos.

Ella está muerta y finalmente soy libre, nunca más tendré que soportarla. No volverá a hacerme daño. El dolor de perderla pronto desaparecerá, pero el alivio que siento ahora será eterno. Ella está muerta y el cuchillo en mis manos ya puede descansar.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hay veces en las que somos nuestro peor enemigo, hay veces en las que el rencor nos gana. Hay veces en las que nos encontramos devastados, hay veces en las que nuestro único consuelo es el dolor ajeno.
jueves, 13 de octubre de 2011

Distancia.

-Adiós.- Las lagrimas no dejaban de caer por su rostro mientras pronunciaba tan corta y repugnante palabra. Él era todo lo bueno que había en este mundo, él estaba ahí siempre, por desgracia ella no podía quedarse en el mismo lugar. Un par de países de distancia no romperían su amor. Toda despedida duele, pero ellos volverían a estar juntos algún día.

Los primeros días fueron fáciles, no era tan mala la distancia. Los distintos tipos de comunicación hacían todo más simple. La distancia no se sentía,  él se aseguraba de llamar cada día a la hora acordada, ella se aseguraba de compartir sus nuevas experiencias.

Claro, el tiempo sigue pasando. Cada semana trae consigo nuevas cosas, cada vez la distancia se siente más. Llegó así la primera llamada fallida, llegó así el primer “hablamos luego”. La comunicación poco a poco disminuye, llega a ser algo amargo. Ya no hay apuro por saber del otro, es más… a ratos llega a ser un fastidio tener que reportarse.

La comunicación casi no existe, cada uno está distraído en sus nuevos asuntos. A veces el tiempo no alcanza, a veces la memoria falla. Hay días en los que no sé de él… hay días en los que no lo recuerdo. Me pregunto si será igual para ambos, me pregunto si esto sigue valiendo la pena, me pregunto…

Ahora la soledad es más fuerte… Sus llamadas me alegran, pero dejan un vacío en mí. Verlo en fotos y videos no me basta, quisiera poder estar a su lado, tomar su mano, darle un beso… sentirme protegida en sus brazos.  Siento que no podré aguantar la soledad, me da miedo que él ya se haya rendido. Tengo miedo de arruinarlo todo, tengo miedo de recibir malas noticias. Toda la situación me deprime, me enferma. Lo extraño…

Finalmente llegó el día, ya puedo regresar a él. La soledad, la tristeza, la angustia, las dudas… nada de eso importa ahora que su mano cubre la mía. Sufrí bastante, no entiendo muchas cosas de la distancia… a veces no importaba, a veces era insoportable, otras veces era lo mejor… Supongo que todo es cuestión de compromiso. Soy feliz, valió la pena esperar… mi amor venció la distancia, nuestro amor lo logró.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ella no lo sabe…no puede saberlo. Nunca me he sentido tan raro, nunca pensé que la distancia pudiera causar eso. Juraba que nada podría dañar nuestro amor, juraba que la distancia sólo nos haría más fuertes, pero lo arruiné… ella no debe enterarse, no puede enterarse…
martes, 13 de septiembre de 2011

Pero...


Ella me quiere,
me ofrece el cariño que me faltaba.
Ella siempre me cubre de besos,
pero sus labios no son dulces como los tuyos.

Ella entiende mi locura,
no intenta controlar todas mis acciones.
Ella siempre me sorprende con algo extraño,
pero no tiene ni de cerca tu compostura.

Ella es tierna y cariñosa,
no es desconsiderada con mis sentimientos.
Ella siempre me cuida,
pero con ella sólo recuerdo tu nombre.

Ella está hecha para mí,
no contradice mis ideas.
Ella siempre me hace reír,
pero ella ya tiene dueño.

Ella ve el mundo como yo,
no cierra su mente a lo nuevo.
Ella me hace olvidar cómo dueles,
pero ella nunca querrá estar a mi lado.

Ella es perfecta y me ama,
no me traicionaría ni me olvidaría.
Ella es todo lo que quiero y necesito,
pero ella no es tú.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Oportunidades hay, a veces uno no las ve...a veces uno las pierde... a veces uno simplemente decide ignorarlas.


El blog ya sirvió su propósito por lo que ya no publiqué más contenido... pero siguiendo ciertos consejos y dado mi pequeño romance con la escritura estoy considerando el volver a publicar a ritmo constante. Sigan pues, disfrutando de mi locura.
sábado, 23 de julio de 2011

Mi historia: 23/07/09.

Desperté temprano...demasiado creo yo...mi normal sueño de seis horas se vio reducido a cuatro o quizá menos... la verdad es que mis ojos ni se cerraron, la emoción me tenía desesperado. “Hoy es el día en que compartiré mis sentimientos con esa persona tan especial”.

Una metida de pata de mi mejor amigo y un empujoncito de parte de amigos amigas nos habían llevado a ese día. Desde muy temprano me alisté, me duché durante una hora... lavé cada centímetro de mi cuerpo para estar lo más limpio posible, quizá de esa manera pueda acercarme a un ser tan puro como lo es ella. Me cepillé los dientes tres veces, no quería que una mala sonrisa me impidiera hablarle frente a frente. No comí, mi estomago es débil y podía traicionarme. Entraba y salía del chat, buscándola, esperándola y contándole a todos que hoy sería el día en que declararía mi amor. Buscaba consejos, los necesitaba.

Bueno, salí a verla, en el camino mi mente era un caos. Pensaba en qué y cómo decirle. Sabía que tendría que tocar el tema de la promesa que le hice hace unos cuantos meses, cuando aún ignoraba que era ella el amor que estaba esperando, el amor al que estaba destinado. Sin darme cuenta...y antes de poder siquiera preparar cualquier discurso mediocre...ya había llegado.

Ella ya estaba ahí esperándome. No sabía si llegó hace mucho o al mismo tiempo que yo, la vi tan arreglada... me quitó el aliento. Era un ángel en la tierra caminando hacía mi. Me pregunté “Rayos...¿Realmente tengo oportunidad con una chica tan perfecta?”
(claro que luego recordé lo perfecto que soy y reaccioné)
-Hola- le dije... (luché contra mi instinto de lanzarme encima de ella, de besarla y abrazarla como si no hubiera mañana)
-¡Vida!- me dijo... y me dio un beso en el cachete.

Habíamos quedado en vernos para buscarle unos nuevos lentes (tan inocente fui...que de verdad pensé que ella no tenía idea de lo que iba a decirle ese día).
Caminamos juntos mientras yo la llevaba del brazo(otra vez, luchaba con mi cuerpo que me rogaba tomar su mano), sonreíamos y nos decíamos frases de cariño, simples y amicales (otra lucha más, ya que quería gritarle al mundo entero que la amaba y que daría mi vida por ella).

Finalmente me dijo “Ya no quiero buscar nuevos lentes. ¿Seguimos caminando?”. Confundido, pero feliz porque quiera seguir caminando conmigo, le ofrecí entrar al cine o ir a un lugar con mas cosas que hacer. Pero ella se negó, “sólo quiero caminar” dijo.

Llegamos a un parque, nos sentamos y mi cabeza entró de nuevo en caos. No sabía cómo empezar. Buscaba en su mirada, en sus gestos...alguna ayuda, alguna indirecta que me ayude a expresarle mis sentimientos. Pero hizo nada fuera de lo normal...me sonreía y hablábamos de temas al azar. El plan había fallado...no pude decirle lo que sentía y continuamos con la caminata...

Pensé que había perdido toda oportunidad, pensé que se despediría y acabaría todo...
pero nuevamente dijo “¿Sigamos caminando?” y así lo hicimos... Caminamos y caminamos hasta que anocheció. Encontramos otro parque...
En ese parque... logré sentarme y aclarar mis ideas (claro que primero tuve que idear la manera de no verla a los ojos, pues en sus ojos me pierdo...y no encuentro salida de ese paraíso).

Acostado en la banca, con mi cabeza en su regazo, le dije todo lo que sentía, le pedí perdón por romper mi promesa y le pregunté si le gustaría ser mi enamorada. Ella dijo sí...
y de pronto me dio un beso en el cachete.

Esos tres segundos fueron los más felices de mi vida, pero pasaron tan rápido y era tan irreal que no reaccioné, me quedé atónito. “¿En serio acaba de decir sí?”pensé.

Ella me abrazaba, estábamos en silencio. De pronto, al poder finalmente reaccionar, la abracé más fuerte. Estaba por decirle que siempre la cuidaría, que haría lo necesario para siempre tenerla feliz y que se enamoraría cada vez más de mí, pero antes de poder decirle algo más...me besó.

Me besó y perdí la cabeza., perdí mi alma, perdí mi corazón... lo perdí todo con ese beso.
Ella se lo quedó todo, me robó la existencia misma, me hizo el ser más feliz del universo, le dio sentido a la vida...y todo eso con sólo un beso.

----------------------------------------------------------------------------------
Fue el día más feliz de mi vida... alguna vez lo fue.
Pasan cosas en la vida, las personas se enamoran... pasan más cosas y esas mismas personas ya no pueden ni hablar. Han pasado ya dos años desde entonces, ahora ya ni siquiera puedo mirarla. Pero hoy recordé ese momento una y otra vez. Y quería  pues de alguna manera, a ella que alguna vez fue mi mejor amiga, la persona que me amó... hoy, luego de recordar el día que cambió mi vida sólo deseaba decirle... "Gracias".
sábado, 9 de julio de 2011

Un día gris

Su cuerpo le pesaba, sus piernas ya no respondían, sus brazos colgaban ya sin vida. Sus ojos ya no transmitían emoción, sus párpados eran ya negros por tantas noches sin dormir, su rostro sin afeitar le quitaba la poca juventud que le quedaba. Se levantó de la cama sin energía, miró por la ventana y vio un cielo nublado pero sin rastros de lluvia, sacó la cabeza para sentir el fuerte viento en su rostro, “perfecto” pensó.

Abrió el cajón de su mueble, sacó un álbum de fotos, un sobre grande lleno de cartas, un carrito de juguete y una libreta de notas. En una época las fotos le recordaban lo hermosa que es la vida, las cartas le recordaban lo feliz que era, el carrito le demostraba lo afortunado que sería y la libreta le ayudaba a recordar. Ahora las fotos le demuestran lo iluso que era, las cartas le expresan palabras vacías, el carrito está oxidado como sus sueños y la libreta, la libreta sólo le recordaba lo que tanto deseaba ahora olvidar. Puso todo en una mochila ya preparada y salió de su casa.

Camino a su destino recordó enamorarse, se sonrojó con la ternura durante la conquista, sonrío pensando en el “sí”, memorias de felicidad invadieron su mente. Hesitó, dio un paso atrás. Recordó el primer insulto, su puño tembló al pensar en las mentiras, sus ojos lloraron al escuchar “adiós”. Retomó su camino y al poco tiempo llegó a una casa que lo atacaba con más recuerdos. La calle estaba desierta, todo iba de acuerdo al plan. Se sentó en la vereda en frente de la puerta, sacó las cosas de su mochila y una botella con un liquido espeso que apestaba, puso todo en fila en frente de él, “es hora” dijo.

Sintió frío mientras el líquido recorría su cuerpo, sus ropas ya estaban empapadas y la cabeza le daba vueltas por el fuerte olor. Tuvo mucho cuidado de no mojar los objetos que trajo consigo, no quería que se dañaran. Sacó un objeto pequeño y cilíndrico y presionó el botón que este tenía, una llama débil nació. Cerró sus ojos, botó todo el aire de sus pulmones y acercó el fuego a su cuerpo.

Fue más rápido de lo que imaginó, pero no estaba asustado. Dolía mucho, pero eso no se comparaba con lo que había sufrido últimamente. Respiró hondo y sus pulmones se quemaron, el olor a gasolina era fuerte, pero el olor que ahora sentía era insoportable. Se quedó sentado sin hacer un simple movimiento. Su piel desaparecía y los recuerdos con ella. Sentía el fuego en sus entrañas y con ello sentía libertad. Su vida desaparecía mientras el fuego reemplazaba su existencia, pensó el porqué de su acto... nadie lo entendería, sin embargo para él era la única acción lógica. Quemaba, ardía, lloraba, pero ya pronto no sentiría más dolor, ya nunca más sería torturado por esos recuerdos que ahora se hacían cenizas. Finalmente el fuego llegó al corazón, sintió literalmente cómo su pasión ardía. Todo el amor que alguna vez sintió se concentró en ese punto y justo en el momento en que su vida se extinguió, una sonrisa cubrió su rostro.

------------------------------------------------------------------------------------------


Pues hay dolor indescriptible en esta vida, espero nunca sentirlo, espero nunca lo sientan.
lunes, 4 de julio de 2011

Soledad, amarga soledad.


Hola soledad...y maldita seas.
Tu compañía me enferma, hieres mis sentimientos y por ello mis pensamientos se nublan. A tu lado no logro ver ni siquiera la amistad, me has quitado incluso eso.

Por tu culpa he perdido la fe en las personas, ya no puedo confiar en otros. Sé que ahora nadie me apoyaría llegado el momento, sé que necesito ayuda para sobrevivir.

Devuélveme lo que me has quitado, cruel soledad. Déjame gozar de felicidad nuevamente y regrésame las noches de tranquilidad.

De tus enseñanzas sólo obtengo problemas y por ellas cada día me hundo más. Tu abrazo frío me ha vuelto malvado, tu sombra me ha quitado la luz de vivir, tu crudeza asesina mis sueños lentamente.

Detestable soledad, lárgate de una vez. Lárgate y recuerda que para mí eres abominable.

------------------------------------------------------------------------

Lo peor de la soledad es su maldita persistencia. Creo yo, no hay algo más doloroso que compartir un plato de comida con la soledad.
sábado, 2 de julio de 2011

Amiga mía

Vamos, no estés triste, aquí estoy para ti...
Sé que no soy esa persona y sé que no soy el que ilumina tu vida, pero aquí me tienes y siempre aquí me tendrás. Quizá no me creas, puede que no te sea relevante...sin embargo para mí eres lo más importante, a mí me alegra saber que existes en este mundo.

A ti, que lees esto, te agradezco haberme encontrado y te prometo que si haz de necesitarme no te fallaré. Es probable que mi opinión no te interese, que mis sentimientos no te causen impacto, pero incluso en esos casos puedo asegurarte que te mantendré en mis recuerdos más preciados.

Por darme alegría en todo momento, por hacer más bonita mi vida, por ser tan especial, por siempre causarme una sonrisa, por todo esto y más puedo decir que te quiero. Sí, puedo decir que te quiero.

Sé que no soy esa persona, pero yo siempre te apoyaré. Quizá no me creas, pero tú eres lo más importante en mi vida. Es probable que mi opinión no te interese, pero nunca te borraré de mi mente. No lo sabes, pero te agradezco la eternidad de tu amistad. No sé si sientas algo por mí, pero igual te quiero.

Vamos, no estés triste. Para mí eres importante, a mí me alegra que estés con vida. Yo siempre estaré contigo, siempre te apoyaré, siempre te voy a querer. Recuerda eso siempre, amiga mía, no importa lo que pase no estás sola...yo te quiero.

-------------------------------------------------------------------------------
Siempre estaré a tu lado. Te apoyaré en todo momento, así el adversario sea el mundo. Cuenta conmigo, amiga mía, así como yo siempre cuento contigo.
lunes, 27 de junio de 2011

Pensamientos de una persona enamorada.

No sólo es tu nombre aquello que te identifica, es también el nombre que representa al amor que tengo en esta vida. Eres una mujer brillante no sólo por tu inigualable belleza sino también por tu gran intelecto, el cual me ha cautivado, me ha enamorado, me trajo paz y tranquilidad de por vida. Sé muy bien que llegarás muy lejos en esta vida, sé que lograrás cumplir todos tus sueños y necesito que sepas que aquí estoy para ti, ahí estaré si me lo permites. Te apoyaré, cuidaré y amaré a través de toda situación. Cada día haré mi mayor esfuerzo para estar a la altura de lo que mereces. Nunca te fallaré.

Por ahora enfocaré mi atención en lo que creo es más importante, nuestro amor. Nuestro amor es el fruto de una gran amistad y una atracción entre nuestras mentes y almas; las cuales, me gustaría pensar, son una misma... perfecta y eterna. Nuestro amor es mi tesoro más preciado, es la felicidad en mi vida, es la vida en mi cuerpo, lo es todo. Por eso... por eso te protegeré, lo cuidaré día a día, minuto a minuto. Pues sé que mientras tengamos este amor podremos decir... con toda seguridad: “Estamos vivos”.

----------------------------------------------------------------------------------------

Pues al estar enamorados ofrecemos todo...todo y más.
Hay veces... hay veces en las que somos felices.
jueves, 23 de junio de 2011

No soy como los demás.


No soy como los demás, no pienso sólo en mi bienestar.
Me aseguro de hacer feliz a una mujer, pues su sonrisa es un paraíso.
No pienso sólo en mi bienestar, también pienso en cómo los demás me afectarán.
Me aseguro de hacerla sonreír, pues así seguro me mostrará el paraíso.

Soy buena persona, pues ayudo a los que tienen problemas.
No juego con los sentimientos de las personas, por lo que soy noble.
Los ayudo para que no me aburran con sus problemas.
No juego con sus sentimientos, los torturo hasta destrozarlos.

Soy romántico puro, pues profetizo un amor eterno.
Prometo amores únicos e inigualables, eso me hace apasionado.
Profetizo amor puro, ya que en mi vida sólo encuentro odio.
Prometo esos amores pero me apasiona quebrarlos y olvidarlos.

Soy querido por mis amigos, pues soy dulce y divertido.
Los que me rodean siempre están felices conmigo, lo que me hace confiable.
Yo no los quiero y me divierto con su inocencia.
Mi presencia es confiada y nunca está feliz cuando se encuentra rodeada.

No soy como los demás, no soy egoísta ni petulante.
No soy un troglodita y no soy uno más del montón de infieles.
No hago daño a los demás y no siento simples rencores.
No soy como los demás, soy muchísimo peor.

--------------------------------------------------------------------------------------

La verdad, nada más.
martes, 21 de junio de 2011

Declaración.


Con tranquilidad, con amabilidad,
quizá con un toque de sensibilidad.
Te entrego este poema con anhelo
e infantilmente te lo doy con un caramelo.
Simplemente mi cariño expreso
e hice gran esfuerzo por ponerlo en verso.

Semanas de esmero y frustración
temí que acabara en humillación.
Pensaba cómo mis sentimientos decirte,
pero sólo lograba mentirte.
Entonces lenta y tontamente muero,
sólo por no saber decir un “te quiero”.

Al fin un día que no era nada especial
en esa pequeña plaza junto al manantial.
Sentada estabas sola comiendo helado.
Rápidamente sentí, era el momento adecuado.
Sin saber cómo, ni por donde empezar,
tímidamente logré mi amor confesar.

De manera sorprendida y con una mirada amable,
con esa ternura tuya que te hace adorable.
Moviste tus labios mientras yo con ansia esperaba...
¡Esperaba! Quería oír esas palabras tan anheladas,
esos segundos de espera en los cuales mi alma ardía
y en cada segundo la esperanza perdía.

Las palabras que tardabas en decir...
¡Ya no podía! ¡Sólo quería morir!
Después de tanto sufrimiento,
con mi corazón en pleno tormento.
¡Por fin! Cuando creí escucharte...
desperté de repente.

 Y que más da...hoy es un día normal
de nuevo esperaré para decírtelo de manera especial.
Espero esta vez cuando lo haga sea real.
Te diré con todo mi esfuerzo.
Un  humilde y sincero
”Te quiero”.


------------------------------------------------------------------------

Este “poema” lo escribí hace muchos, muchos años. Recuerdo bien querer entregar esa carta, recuerdo muy bien ese sueño y esa declaración fallida. Recuerdos...son algo bueno.
viernes, 17 de junio de 2011

Soledad, dulce soledad.


Hola soledad, bienvenida seas...

Estar contigo ahora me sienta bien, pues puedo resolver mis problemas y conseguir tranquilidad. Estando contigo puedo disfrutar de la amistad verdadera sin los estorbos del romanticismo.

Gracias a ti sé en quiénes puedo confiar  realmente, sé quiénes me apoyarán en todo momento y sé que también puedo vivir feliz sin ayuda.

Te debo tanto pero tanto, querida soledad, ya que me salvaste del sufrimiento en el que vivía y me concediste sueño por las noches.

Ahora de tu mano obtengo lo que quiero y mejoro cada día. Tu abrazo frío alivia el dolor que las ataduras me causaron, tu sombra me protege del sol de una pasión, tu crudeza me permite enfrentar y aceptar la realidad.

Querida soledad, no me abandones y recuerda que para mí eres perfecta. 

---------------------------------------------------------------------------------------

Lo mejor de la soledad es disfrutar su compañía.
domingo, 12 de junio de 2011

Las almas van de dos.


Encontrábanse aburridas las almas, pues marcháronse los dioses a los que servían. Teniendo el poder de la creación a su disposición y ninguna labor que cumplir, decidieron entonces crear la raza humana. Creáronla para entretenerse y satisfacer su sadismo, a los pobres humanos torturáronlos día y noche, hiciéronles pasar infortunios muchos, diéronles placeres solamente para arrebatárselos luego y matáronles sin piedad.

Los humanos, obligados a sufrir, no conocían el amor ni el cariño y sus vidas eran puro sufrimiento. Sabiendo solamente que el mundo espiritual era el causante de su eterno sufrimiento, maldijeron a los dioses y a sus sirvientes. Aceptando su triste destino, simplemente luchaban por sobrevivir. Era una raza que anhelaba algo que no conocía, deseaban dejar de sentirse miserables, deseaban amor.

Las almas eran crueles, pues ellas sí conocían el amor... están hechas de eso, sin embargo la ausencia de sus amos de alguna forma las corrompió. Todas las almas, sin excepción, eran perfectas. Pero su perfección estaba ahora arruinada, pues fueron en contra de los dioses quienes las habían creado para representar la felicidad y la tranquilidad eterna.

Los dioses llegaron de su largo viaje. Llegaron y observaron la nueva creación. Observaron la nueva creación y sintieron pena por los humanos. Sintieron pena por los humanos y decidieron castigar a las crueles almas. El castigo debía a la vez, ser consuelo para los humanos y una lección para los espíritus. Querían que los humanos conocieran lo que las almas tenían, pero esa raza había sido creada para sufrir y eso no podía cambiarse... Optaron entonces por a las almas partir.

Las almas vivirán el horror que crearon, vivirán en búsqueda del amor, en búsqueda de la felicidad y la tranquilidad que debieron formar. Para esto fueron partidas en dos, todas y cada una de ellas. Cada mitad fue encadenada a un cuerpo humano, fueron encadenadas y condenadas a estar incompletas en el mundo que ellas habían creado.

Así los humanos recibieron sus almas, así conocieron el amor. Así fueron las almas condenadas a buscar su otra mitad, así fueron condenadas a vivir incompletas.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Así vivimos ahora, nuestras almas buscan su otra mitad. Sufrimos en la vida por culpa de nuestras almas, pero es gracias a ellas que ahora conocemos lo que son la felicidad, la tranquilidad y el amor.
miércoles, 8 de junio de 2011

Cuentan que dicen.

Cuentan que dicen y dicen que cuentan…
Que aquellos que la verdad dicen mienten y los que mienten la verdad dicen.
Que ya no saben cómo era y ya no es como sabían.
Que al final las cosas cambian y por cambiar las cosas finalizan.
Que algunos desean librarse de morir pero otros al morir se liberan.
Que a veces nos aburrimos del mundo y otras al mundo aburrimos.
Que nos duele vivir del pasado y el pasado vive de nuestro dolor.
Que los recuerdos de los demás no se marchan pero los demás se marchan al recordar.
Que los inventos son locuras y los locos inventan.
Que un creador nos hizo pero nosotros hicimos un creador.
Que amamos para no luchar pero luchamos por amor.
Que sólo deseamos compañía pero en compañía deseamos estar solos.
Que imploramos perdón divino y divino es perdonar al que nos implora.
Que no consumamos del odio y odiar nos consume.
Que amar la muerte es errado y es un error morir por amor.
Digo que cuento y cuento que digo…
Que al decir la verdad miento y al mentir la verdad digo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Algunos consejos se contradicen… A veces… a veces no hay mucho que decir.

Sobre el blog: Las entradas ya no son frecuentes dado que no tengo internet, ya que al vecino le suspendieron el servicio. Intentaré ponerme al día y así…
jueves, 26 de mayo de 2011

Hoy he muerto.

Hoy he muerto...
Pues he perdido mi último sentimiento,
aquello por lo que tanto he vivido.

Hoy he muerto...
Pensé que diciendo todo lo que siento
acabaría por fin con este sufrimiento,
pero este dolor no hace más que crecer...
no me quedó más que de la tierra desaparecer.

Hoy he muerto...
Y no estoy triste por dejar este mundo,
pues seguir mi pasión me convertía en vagabundo.
Hacer mis sueños realidad era todo lo que quería,
pero lograr ese tipo de perfección no se podía.
Estar a tu lado y juntos esos obstáculos vencer,
no pude soportarlo y sólo logré junto a mis sueños perecer.

Hoy he muerto...
Y parado ya ante mi tumba,
te hago una simple pregunta.
Ya que fuiste quien me puso de la muerte en el umbral,
te pido me digas si por favor.
¿Vendrías a mi funeral..?

---------------------------------------------------------------------------------------------
Hay veces en las que el único consuelo posible, se encuentra en la persona que nos ha lastimado. Esas veces son las que matan.

P.D: He descuidado las entradas, tanto que ahora comparto algo que guardaba hace años. Con suerte el ritmo volverá a la normalidad la próxima semana.
viernes, 20 de mayo de 2011

Dos finales diferentes

¡¿Por qué?! Mi novio, Abraham, ha sufrido un accidente y, aunque ya está fuera de la clínica, los doctores dicen que podría no volver a caminar pero no importa, yo seguiré a su lado suceda lo que suceda.

El yace postrado en la cama de su habitación y los médicos van a examinarle a su casa ya que aún queda un rayo de esperanza para él. Yo voy todos los días y me siento a su lado para darle ánimos. Él me ve y me sonríe, sabe que nunca le abandonaría, sabe que no existe nada como nuestro amor.

El padre de Abraham está completamente seguro de la atención a domicilio. Piensa que, con unos cuantos exámenes, su hijo volverá a caminar pronto. Por otro lado, su madre es quien no tiene fe en los médicos. Ella dice que todo esfuerzo humano es inútil si dios no desea poner su mano santa en su hijo.

Día tras día, Abraham es sometido a diferentes pruebas por parte de los médicos. Desde dietas extrañas hasta inyecciones de todo tipo. Yo, por mi lado, ayudaba en lo que podía ya que, hacía unos años, había estudiado un poco de enfermería. Sabía que mi intervención no era importante, en realidad, pero quería que Abraham sienta que le estoy ayudando.

-          ¡Ya es suficiente, Martín! – escuché gritar a su madre en el cuarto contiguo - ¿¡Acaso piensas que nuestro hijo es una rata de laboratorio!?
-          Tranquila, Esther – respondía el padre, intentando calmarla – Ellos están trabajando para devolverle a nuestro hijo su caminar.
-          Nada es posible sin la ayuda de santísimo. Lo único que están haciendo es ir en contra de su voluntad.
-          ¡¿Estás loca?! – Se exaltó el padre – ¡Estos hombres están aquí para ayudar a nuestro hijo!
-          Yo rezo todas las noches por él y le encomiendo su salud a nuestro Dios. Por pensamientos como el tuyo y el de los médicos es que Dios no pone su mano en nuestro hijo.

La discusión siguió por varios minutos. Ya era de noche y sólo yo quedaba en el cuarto junto con él.

-          Hasta mañana mi amor – le dije.
-          Hasta mañana – respondió – gracias por todo, Rocío. Te amo.



Mi amor puede más que cualquier creencia.

Al día siguiente llegué algo tarde, después de mis clases, a la casa de Abraham. Su padre me recibió y, cuando entré, pude notar, en la sala, a la madre de mi novio gritándole a los doctores y tildándoles de herejes en contra de la voluntad divina.

Entré al cuarto de Abraham, estaba dormido. Me senté en el mismo lugar de siempre y, tras varios minutos de griterío en la sala, la señora Esther terminó botando a los doctores casi a la fuerza.

¿Nadie cuidará, entonces, de Abraham? Pude ver, en una cómoda del cuarto, el maletín de los doctores. Sabía que medicinas le tocaba a mi amado y tenía vagos conocimientos de  enfermería. Husmeé entre las cosas de los doctores para conseguir lo que necesitaba.

Pasado quince minutos los doctores regresaron por sus cosas. La señora Esther, molesta, les acompañó hacia el cuarto de Abraham. Yo no quería que nadie sepa que estaba ahí y, antes de sentir el pomo de la puerta, me escondí en el armario.

Me quedé hasta la noche, en el armario.

En la madrugada salí y, cuando todos dormían, me decidí a aplicar las medicinas en Abraham.

-          Yo te voy a cuidar, mi amor – le susurré al oído.

Después de concluir mi labor, salí por la ventana y regresé a mi casa.

Al día siguiente, grande fue mi sorpresa. Al ir a la casa de Abraham, él estaba de pie y podía caminar. Fui muy feliz al verlo así.

Aún estaba delicado, era comprensible, ¡Pero ya estaba curado! Pasamos el día juntos. Fue maravilloso. Hacía semanas quería volver a estar así con él.

A la tarde del día siguiente regresé a su casa, muy feliz… Pero él estaba otra vez, postrado en su cama.

Había un doctor examinándole, su padre estaba parado al lado del doctor.

-          Su recuperación fue buena, pero, al parecer, la medicina debió ser constante – le dijo a su padre – ahora que hizo este esfuerzo sobrehumano para caminar el día de ayer… Me temo que, ahora que hizo más de lo que podía sin seguir su tratamiento… Es demasiado tarde. Él no volverá a caminar nunca.

Me puse a llorar.

-          Nuestra fe no fue suficiente – dijo su madre.

Lloré todo el día.

-          ¡Estúpidas creencias! – grité a la nada – Él estaba curado… ¡Te odio! – grité al cielo.



Nada puede ser más que el amor de Dios.

Mi hijo está en una cama y, a menos que los doctores se encomienden a nuestro señor, no habrá solución.

Una tarde decidí lo mejor para mi hijo, botar a los médicos herejes y encomendar su cuidado a Dios. Cuando hablaba con los médicos llegó a la casa la enamorada de Abraham.

Los médicos regresaron después de varios minutos en busca de sus cosas. Estaban en la habitación de mi hijo. Les acompañé.

-          Que raro – pensé – creía que Rocío había venido… ¿Se habrá ido al verme alzar la voz?

Esa noche recé por mi hijo. Al día siguiente tenía un mejor semblante. Al parecer mis súplicas habían sido escuchadas. Al medio día ocurrió el milagro. Al medio día mi hijo se puso de pie. Sabía que Dios me escucharía.

Rocío, su novia vino a visitarlo. Ambos estaban muy felices. Pasamos el día todos juntos celebrando el milagro.

A la tarde del día siguiente, encontré a mi hijo tirado en la cocina. No podía caminar. Llamamos a un doctor para que nos explique lo ocurrido. La novia de mi hijo llegó a los pocos minutos luego del doctor.

-          Su hijo sufrió una reacción en cadena – explicó – él recibió tratamiento para ser curado y, luego, se le aplicó otra dosis de una manera exagerada. Asimiló, en primera instancia, lo necesario para poder caminar otra vez pero, debido a una negligencia, se le inyectó más de lo necesario. Su cuerpo tardó en asimilarlo y ahora vemos las consecuencias. Recibió más de lo que su cuerpo podía soportar, él no volverá a caminar – concluyó.

 Me puse a llorar.

-          Yo… Yo – susurró Rocío – Yo fui quien cometió negligencia médica con Abraham.

Rocío nos explicó lo ocurrido. Nuestra fe nunca fue suficiente.

-          Odio todo aquello que atente contra la voluntad de Dios – pensaba, solitaria en mi alcoba – Esa niña pudo matar a mi hijo… Por no seguir los deseos de nuestro señor.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Tal vez nunca sepamos quien tenga la razón. ¿Abraham se hubiese curado de seguir con el tratamiento?
Tal vez el amor humano puede más que creencias inexistentes... ¿Abraham se hubiese curado al tener todo lo necesario para volver a caminar? Tal vez la madre de Abraham, gracias a una intervención divina, botó a los doctores porque Dios sabía que ya era suficiente para que él vuelva a caminar.
Nunca sabremos la respuesta, posiblemente. Es lo bonito de ser un humano.
lunes, 16 de mayo de 2011

Esperar.

Casi todos los años de mi vida me encontré en un estado neutro, no sentía ni alegría ni tristeza, ni siquiera me importaba. Simplemente vivía tranquilo, me dedicaba a la vida de estudiante irresponsable que tanto me divertía, pero nunca me preocupé por encontrar o buscar felicidad. Eso era bueno, caminaba sin preocupación, caminaba solitariamente, pero sin tristeza... La soledad era mi amiga. Pero claro, algo raro debe pasar en esta vida... y por alguna razón un ángel apareció en mi camino para cambiar mi destino. Sí, un ángel.

Felicidad, eso fue lo que me entregó el ángel. Me dijo que lo anterior a su existencia no era vida, que ahora aprendería lo que es el amor, que me mostraría el camino hacia eso llamado felicidad. Se quedaría a mi lado para siempre, me cuidaría y me enseñaría las cosas buenas de estar vivo. Y así fue, así fui feliz. Tenía un ángel, el único en el mundo...y era sólo para mí. ¡Qué feliz que fui!

Y así, a su lado nunca tuve miedo. Aprendí absolutamente todo acerca del amor, de la amistad, de la alegría y cómo vencer la tristeza. Me enseñó todo lo que había prometido, se aseguró de convertirme en una mejor persona. Los demás humanos dejaron de importarme, pues lo único que necesitaba era mi ángel. Un mundo entero por descubrir y un ser perfecto con quien descubrirlo. Así fue durante mucho, mucho tiempo...

Fue raro, ese día que todo cambió. No sé qué pasó, nunca supe la razón, pero mi ángel me dijo que debía marcharse. Se despidió y prometió volver pronto. Me dijo que no debía estar triste, que la felicidad no dependía de su presencia, que un día sería mucho más feliz...aún si no lo creía posible por ahora. Me dijo que no le temiera a la oscuridad de la soledad, que recordara todo lo aprendido y continuara siendo feliz. Le dije que esperaría su regreso eternamente, que a pesar de odiar su partida siempre aguardaría esperanzado el retorno. De ese modo, toda la alegría que había encontrado, se marchó junto a mi ángel.

Desde entonces se me hace difícil disfrutar de la vida, las cosas simplemente ya no son tan hermosas. He vuelto a encontrarme con la soledad, pero ahora ya no es mi amiga, al contrario ahora me atormenta. Pareciera que todo lo que aprendí fue en vano, toda esa felicidad desapareció y no logro encontrarla. Me siento vacío, aquello que me hacía especial no está y por ello he vuelto a la realidad, una realidad cruda y despiadada. Las personas son extrañas, no me complace su compañía, pues claro... yo tenía acompañante divino. Debo ser fuerte, debo sobrevivir, ya cada día será mejor... sí, mañana será mejor.

Todo ha mejorado, mi ángel tenía razón. Hay felicidad en la vida sin su presencia, sólo necesitaba encontrar el camino. Encontré alegría en la soledad, en el mundo que me rodea e incluso en las demás personas. No son tan malos, creo que todos tienen un toque de divinidad, ya sé valorarlo. Ahora soy feliz en todo momento, pues ya toqué el cielo y ahora puedo vivirlo en la tierra. Sin embargo siempre extrañaré a mi ángel, me dijo que algún día regresaría. Sé ahora que mintió, nunca regresará... pero aún así lo espero, supongo que siempre lo esperaré.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Aparece alguien en nuestras vidas, nos cambia totalmente... nos vuelve mejores personas, nos enseña la felicidad... pero un día esa persona desaparece. A veces regresa, a veces no... pero la huella que ha dejado en nuestras vidas siempre quedará.
viernes, 13 de mayo de 2011

Problema.


Me gustas... y eso es un problema.
Es un problema pues afectas mis sentidos. Mis oídos sólo escuchan tu voz, mis ojos no hacen más que verte. El mundo entero ha cambiado por tu existencia, eso me confunde. Ya no sé si lo que percibo es real o si es el mundo fantasioso en el que me gustaría vivir contigo. Definitivamente algo está mal.

No es solamente el mundo el que ha cambiado, también mi forma de actuar. Ahora cuido mis movimientos para no hacer el ridículo frente a ti, pero sin querer termino actuando de maneras extrañas por querer llamar tu atención. Ahora todo el día hablo de ti, me es necesario contarle a mi mejor amigo cada interacción que tengo contigo. Intento hacerte reír, intento ganar tu confianza, muero por saber que opinas de mí. Sí, me has cambiado... y no sé si eso es algo bueno.

Ahora que hablamos más, no sé si sabes lo que siento. No sé si actúas así conmigo pues soy especial. No sé si conoces mis emociones, no sé si debas conocerlas. Quizá el saberlo te aleje, quizá llegues a odiarme o quizá las cosas cambien. Tengo miedo de mostrarte lo que realmente soy, pues la gente tiende a abandonarme al descubrirlo. ¿Cómo puedo saber que me querrás si llegas a conocerme? Cuando la única persona que me conoce del todo me aborrece por ello.

Me gustas... y eso es un problema.
Es un problema querer tener un futuro contigo, cuando no quiero arreglar mi pasado. Me molesta tener que cuidar mis palabras para no decir algo de más, me enerva cuidar mis acciones por miedo a perderte. Es un problema tener miedo a perderte cuando aún somos nada. Ahora vivo en este mundo raro donde todo depende de ti, de lo que digas, de cómo lo digas... Me gustas sí, me gustas muchísimo, pero eso es un problema.

---------------------------------------------------------------------------------------------------
Cuando alguien nos gusta, se generan series de situaciones extrañas y/o graciosas, las cosas cambian, nosotros cambiamos. Supongo que cuando la cosa se pone así de “seria” es que el gusto se ha vuelto algo más que eso.
martes, 10 de mayo de 2011

Para hacerla feliz.


¿Hay una chica que no logras sacar de tu mente? O mejor aún ¿Hay una chica que no quieres sacar de tu mente? Bueno, felicidades... estás enamorado...

Entiéndase este término como “la felicidad de esa persona es mi felicidad”. Ahora que eso está aclarado, me gustaría compartir contigo algunas de las cosas que creo hacen feliz a una chica, pues hacerlas felices es la idea de todo esto... y así.

Si la ves triste, acércate y demuéstrale apoyo. No la presiones con saber la razón de su tristeza si no quiere compartirla. Si decide contártelo, escúchala. Si no lo hace, sólo hazle saber que no está sola.

Si la ves aburrida, diviértela. Sí, es tu papel el ser un bufón; bueno no... pero la risa es clave para la felicidad. Además, ver su sonrisa es lo que quieres.

Preocúpate por ella, pregúntale cómo le va. Saber que la estimas de esa manera la hará sentir mejor. Vamos, préstale atención... te aseguro que te la devolverá.

Se observador... Si se ha tomado el tiempo de arreglarse para ti , al menos deberías notarlo.
Hazle saber lo bonita que se ve, será feliz. Pero que tus cumplidos no suenen falsos... eso no le gustará.

Se caballeroso, asegúrate de su comodidad y seguridad. Eso siempre provocará alegría en una señorita. Además, se sentirá orgullosa de estar en tu compañía.

Recuerda que su estado de animo cambiará repentinamente de vez en cuando, ten paciencia y compréndela. Su peculiar humor será efímero, pero su dicha por tu comprensión durará muy buen tiempo.

Un detalle ocasional nunca la pondrá triste. Prepara, inventa, compra... crea... algo para ella. No lo hagas por obligación, claro está. Es tu buena intención lo que asegurará su alegría.

Y bueno, para hacerla feliz, recuérdale siempre cuanto la estimas, quieres, amas... Si todo  va bien, te aseguro que tu amor es su felicidad.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

La sonrisa de una mujer, a mi parecer, es magia pura.
viernes, 6 de mayo de 2011

Libertad.

Nunca había amado a alguien de esta manera, creo que ni siquiera había conocido el amor. Sí, definitivamente es eso, todo lo anterior a ella no fue amor, nada se compara y nada nunca se comparará. Alisa lo es todo para mí, ella es quien me salvó de esa vida triste y solitaria, ella es la única que me entiende, ella... ella es el amor de mi vida.

Mi nombre es Micaela; tengo dieciséis años, soy algo reservada. No me agradan las demás personas, suelen tratarme raro pues soy distinta. Lo bueno de mi vida es Alisa, mi novia. Lo malo es que a pesar de la época en la que nacimos, no todas las personas están de acuerdo con nuestro amor. Esto no tendría importancia, pues el mundo no me importa; pero mi familia no acepta esas “ideas nuevas” y por ello debemos ocultar nuestra relación.

No lo entiendo del todo...¿Por qué está mal que nos amemos? Detesto el odio en los ojos de las personas con “buena moral”, me da asco saber que mi familia piensa que soy una abominación de la naturaleza. Según todas esas personas, nosotras vamos en contra de la naturaleza... ¡Al demonio la naturaleza! Lo natural es amar, para eso vivimos... Ellos no nos odian, ellos odian el amor. Sí, eso es, odian el amor y por ello nos atacan. No le causo daño a los demás, soy una buena persona. ¿Acaso no ven que sólo quiero poder amar en libertad?

Nos vemos a escondidas, nos besamos en las sombras, nos amamos en secreto. A pesar de eso, cada día es una aventura nueva. A su lado no siento temor ni restricciones. Si bien nuestro romance es restringido, si bien la sociedad y mi familia nos quitan la libertad de amar...estando juntas somos verdaderamente libres. Pues el amor es libertad, aún en la opresión de un mundo intolerante.

Hicimos una promesa, ella y yo, “siempre estaremos juntas”. No importa que por ahora tengamos que vivir en secreto, no importa que nos miren raro en las calles. Si seguimos juntas algún día podremos vivir tranquilamente, algún día podré besarla y exclamar cuanto la amo libremente. Un día podremos criar un hijo, podremos enseñarle que lo único importante en la vida es amar. Y algún día el mundo entero tendrá que aceptarlo. ¡Sí, tendrán que aceptarlo! Viviremos en un mundo tranquilo, un mundo lleno de amor, un mundo de libertad. Todo eso será posible...no... Todo eso ya es posible cuando decimos “siempre estaremos juntas”.

...Algo malo sucedió, mi familia nos descubrió, mi padre está molesto...está muy molesto.
Me enviará a un internado en otra ciudad, ahora nos dirigimos a la estación de trenes. No deja de gritar, no deja de maldecir a mi amada. Lo odio, lo odio con todo mi ser, es un intolerante más... Alisa ya lo sabe, logré avisarle antes de subir al carro, un mensaje suyo llegó a mi celular: “Voy por ti mi vida, siempre estaremos juntas”. Eso me alegra, lograré verla antes de partir. Pero sé muy bien que sólo podremos decir adiós.

...Estamos al borde de los rieles esperando el tren, Alisa aún no llega. Pronto tendré que subir a ese monstruo de acero que me llevará a la soledad. Mi padre sostiene mi mano con fuerza, aún en esta despedida no logra calmar su odio por nosotras. “¡MICAELA!” Escucho el grito de Alisa mientras el tren se acerca, mi princesa viene corriendo hacía mí. Mi progenitor intenta interceptarla, no lo logra, pero no se rinde. Miro a los ojos de mi amada mientras corre a mis brazos perseguida por mi ascendiente, su mirada me cuenta todo su plan... el plan para ser libres. Ya lo entiendo, es la única manera... asiento con la cabeza mientras extiendo mis brazos para recibir con ellos al amor de mi vida. El impulso de nuestro abrazo nos deja caer a las vías, el tren ya está aquí. Escucho el grito de mi padre que se mezcla con la bocina del tren, pero eso no importa... Tengo a Alisa en mis brazos, estamos juntas y eso es lo único que interesa. Hicimos una promesa, ella y yo... “Siempre estaremos juntas”.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La libertad de amar es lo más importante en la vida, al menos eso creo. Nunca dejen que alguien les quite esta libertad.
martes, 3 de mayo de 2011

Consejos para superarlo.


Debes dejar de torturarte, no lo recuerdes todo el día.
Apóyate en tus amistades, uno nunca está solo.
Debes liberar tu dolor, llora, ríe, exprésate y mejorarás.
Acéptalo, haz las paces con tu mente y corazón.
Guardar rencores es mala idea, es veneno puro.
Debes recordar que cada día será mejor que el anterior.
Abraza a alguien, tendrás tranquilidad.
Esperar lo imposible es en vano, sigue adelante.
Debes dejar de mentirte, no crees falsas esperanzas.
Finalmente, disfruta...ese es el chiste de aquello llamado vida.
Ah, lo olvidaba... Para superarlo, debes querer hacerlo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------
No olviden el punto de estar vivos...Superar un amor puede ser difícil, pero no dejen que eso los consuma. Obviamente es un proceso, cada uno lo hace de distintas maneras y estos consejos son simple guía. Estas líneas son algo que probablemente ya sabes, pero a veces es necesario que alguien más te lo diga.

Acerca del blog: Lo dije en la presentación, pero para aquellos que no lo saben... el objetivo de estas entradas es el aconsejar (a mi manera, obviamente). Espero a alguien le sirva.
viernes, 29 de abril de 2011

Voy contigo, mi amor.

Ya sé que has terminado conmigo, ya sé que no me ves hace casi medio año, ya sé que no sientes nada por mí, ya sé que estás con otra persona… Pero tú no sabes que yo no he sido capaz de terminar contigo, no sabes que siempre te veo en fotos y videos, no sabes todo lo que siento por ti, no sabes lo mucho que deseo estar contigo.

Mi nombre es Joseph y hace medio año la mujer que amo me abandonó porque mis defectos fueron más grandes que nuestro amor. Eso estaría bien si no fuese, claro, por que en mi febril locura sigo comentándole a mis amigos y conocidos lo genial que es tener una novia como la que ya no tengo. Las alucinaciones y exageraciones que suelo comentarles a mis compañeros sobre la relación perfecta, e imaginaria, que tengo con Jullye.

En las noches lloro pensando en ella y me lastimo tocando el frío monitor o el agrietado papel donde puedo ver su imagen. Al contrario en el día, soy, ante los ojos de extraños, el hombre más feliz en la tierra gracias a lo que todos piensan de mi relación, mientras, yo sé, Jullye está con otro sujeto en amoríos.

No sé porque me torturo creando un universo inexistente. Sólo una persona, mi mejor amigo, sabe que esta utopía es, en verdad, una distopía personal y que soy esclavo de mis propias mentiras, ya que si acepto el hecho, ante los demás, de haber estado inventando historias, quedaría como un perdedor, como un perro, como un necesitado de ella… La triste realidad es que, ciertamente, sí lo soy.

Alex es el nombre de mi mejor amigo. Iba con él en un bus, rumbo a mi hogar, después del instituto. Ese día, recuerdo, las mentiras casi se me van de las manos al hablar sobre Jullye pero, gracias a dios, pude encubrir mis palabras con otra capa de mentiras. ¡Oh! Si alguien supiese que no veo el rostro de Jullye hace unos cinco meses… Pero yo se que mentía por que nunca había aceptado que nuestra relación había acabado… Una Jullye imaginaria siempre estaba conmigo, con ella estaría para siempre.

Estaba, yo, sentado justo en el último asiento del bus, al lado de la ventana que daba a la acera, Alex estaba a mi costado y, entre los dimes y diretes que tenía en el transporte público con él, algo hizo mi corazón saltar. Comencé a temblar y las gotas de sudor helado mojaron la parte trasera de mi polera.

-          A… Alex… Alex… - dije, sin dejar de tartamudear.
-          Tío… ¡Estás temblando! – me dijo, algo preocupado.
-          Ella… Jullye… Está… Ella…
-          ¿Qué?
-          Ella… Está… Está a mi costado…
-          A tu costado está la ventana, tío – dijo – al otro lado está el paradero.

Aún no podía dejar de temblar ni de sudar, el miedo me invadió desde la punta del pie hasta lo más alto de mí, intenté mover mi cabeza para señalar al paradero donde estaba Jullye, posiblemente, esperando un transporte. Alex pudo verla parada conversando con una amiga.

                                                               El carro arrancó....
... Me paré...
                                                                                       ... Me disponía a bajar en próximo paradero.

-          ¿Qué tienes? – preguntó Alex
-          Voy a bajar – dije, tragándome el miedo.

Un jalón que casi rompe mi manga derecha me sentó. Alex me miraba con desaprobación.

-          ¿¡Eres estúpido!? – me dijo, todo el mundo volteó a mirarnos.
-          Sólo quería… Verla… - agaché la cabeza
-          ¿Y de ahí?
-          La iba a saludar… - una gota cayó sobre mi pantalón
-          ¿Y…?
-          Me iba a quedar parado sin decir nada, sintiéndome la persona más idiota del mundo luego de, prácticamente, arrastrarme como un perro.
-          Bonito… ¿Verdad?

Lo abracé, era un abrazo muy fraterno, me gustó de verdad, pero no podía soportarlo más, ese fue el último abrazo que le daría a alguien en mi vida.

- ¡Me voy, ahora, donde mi Jullye imaginaria me espera! – grito ahora, a la nada, parado a unos 30 metros del suelo, sobre un puente. 


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Qué es peor que una vida llena de mentiras? No suelo darme cuenta de la gravedad de las cosas hasta que es demasiado tarde. Deberíamos, todos, al menos, intentar llevar una vida transparente... No soy el ejemplo a seguir pero, sin duda alguna, he decidido empezar a obrar con mi palabra.
miércoles, 27 de abril de 2011

Contrariedad.



Pocas son las palabras,
infinitos los sentimientos.
Relajante es un abrazo,
frenesí un beso.

Pequeñas son las dudas,
enormes sus estragos.
Única es la sonrisa,
millones las lagrimas.

Doloroso es el olvido,
aliviante un recuerdo.
Superficial es un adiós,
profunda su herida.

Imposible es el perdón,
fácil el rencor.
Efímero es el amor,
eterno el odio.

Trágico es un final,
cómico un inicio.
Efímero es el odio,
eterno el amor.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Oposición, siempre existente en la vida. Un día uno se siente seguro de su camino, de sus decisiones, de lo que siente. Al otro día todo es distinto... Cuando esto pase, tenga paciencia, calme su mente, no actúe de manera precipitada. Suele pasar que uno se confunde... No es algo malo, es normal.
Hay acciones que dejan una huella muy profunda, tengan cuidado con lo que hacen.
domingo, 24 de abril de 2011

Confusión.

Las decisiones más importantes de mi vida, las he tomado de una forma que quizá les parecerá rara. Cuando ya no sabía qué hacer, cuando no había cómo decidir entre dos opciones y cuando ya ni los consejos me servían, yo...lanzaba una moneda. Sí, así de simple.
Es algo rápido, algo tan fácil de hacer... y es algo tan práctico, realmente funcionó cada vez. Sí, lanzar la moneda sirve en esos casos, cuando debes elegir entre dos cosas igual de importantes, cuando ambas te  harán igual de feliz y/o miserable, sirve cuando son dos opciones... Ah se me olvidaba, no funciona en ciertos casos. Esos casos, especiales por su complejidad, son los que discutiré solo a continuación. (Entonces, no es discusión...Tonto.)

Existen distintos tipos, claro está, de confusión. Dado que mi tema es el amor, debo contarles lo que sucede cuando es este el causante de la duda. Pasa a veces, que uno no sabe lo que debería hacer, que uno no sabe si lo que siente es amor, que uno no sabe qué es lo mejor, que uno no sabe si necesita estar solo. Me han pasado todas estas cosas, todas esas veces mi moneda no me ayudó en lo absoluto, todas esas veces estuve al borde del colapso, por suerte siempre logré resolverlo...

¿Necesito estar solo?
Puede ser que llegues a estar confundido, a tener que elegir entre dos caminos muy distintos y no saber cual tomar. A veces uno por escapar de la soledad, termina causándole daño a los demás. Lo hace, claro, para no sentirse solo, pero evitar esa tristeza trae consigo el sentimiento de culpa, culpa por lastimar a otros. Si alguna vez debes elegir entre estar solo o con alguien a quien realmente no quieres, créeme que lo mejor es estar solo... Pues el sufrimiento de la soledad se aburre y se va, en cambio la culpa no es tan misericordiosa.

¿Qué es lo mejor?
La respuesta es realmente simple, lo mejor es lo que te haga feliz. Obviamente no es fácil, aunque así lo parezca. El problema es que a veces uno confunde la felicidad ajena con la felicidad personal. A veces pensamos demasiado en cómo afectarán nuestras decisiones a los demás y por ello no actuamos. Otras veces no consideramos en lo absoluto a los demás y somos egoístas. La solución es encontrar un equilibrio... la mejor opción será siempre la que te haga más feliz y no lastime a otros (en la medida de lo posible). Sin embargo, si alguna vez debes elegir entre tu felicidad y la de alguien más, elige la tuya (pero intenta no destruir vidas ajenas). No soy malo, no digo que seas más importante que la otra persona, sólo que si de verdad la felicidad de la otra persona te fuera tan importante...no tendrías que decidirlo.

¿Cómo saber si es amor?
 Esa es una pregunta fácil y divertida de responder. Amor es cuando todo lo demás pasa a segundo plano, cuando te es necesario saber de esa persona, cuando su alegría es tu felicidad y su dolor es tu tristeza, cuando un simple “Hola” te alegra el día, cuando sin querer te imaginas un futuro junto a esa persona(una casa, una mascota, un día festivo...), cuando te preocupas de más y no puedes alejarte de esa persona, cuando al no verle quisieras al menos saber cómo está, cuando al pensarle tus problemas desaparecen, y finalmente cuando al leer todo esto sólo has tenido a una persona en mente...

¿Qué hacer?
Las decisiones nunca son algo fácil, habrá veces en las que te arrepentirás de tus actos. Otras veces querrás volver en el tiempo para elegir un camino distinto, es algo que suele suceder...pero te recomiendo evitarlo. Vivir con arrepentimientos es privarse de felicidad, uno no debe vivir lamentando sus decisiones, sino aceptándolas. Debes saber que son esas decisiones las que te transformaron en la persona que eres ahora, considérandote bueno o malo, lo importante no es el camino que seguiste y/o seguirás... sino lo que hagas estando ahí.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Alguna vez necesité de consejo para elegir mi camino, estaba solo y perdido...actué precipitadamente y lo perdí todo. Por pura suerte pude volver a elegir, naturalmente opté por la otra dirección, poco importó...nuevamente lo perdí todo. Fue entonces que supe lo poco que importa decidir, lo que es realmente importante es lo que hagas con esa decisión, lo que saques de ella y lo que aprendas... Se feliz con lo que hagas, sea lo que sea, y así no tendrás que arrepentirte. Además...si llegas a ser feliz con lo que sea, podrás tomar decisiones lanzando una moneda.
jueves, 21 de abril de 2011

Nuevo comienzo.

Son pocos los días en los que sonrío plenamente,
curiosamente esas jornadas son aquellas en las que le veo.
Desde que le conozco no logro sacarle de mi mente,
me he enamorado, al menos eso creo.

-¿Qué significa estar enamorado?
-Eso quiere decir que tu alma has entregado.
-¿Es este amor lo que felicidad me hará encontrar?
-Sólo si al mundo se lo logras confesar.

Durante muchas semanas no logré dormir,
esas cosas pasan cuando algo nos atormenta.
Por suerte ahora usted me hace reír,
es usted la calma luego de la tormenta.

-¿Cómo saber si no saldré lastimado?
-No puedes saberlo, enamorarse siempre es arriesgado.
-¿Y si lo que siento no es real?
-No dudes, a tu corazón siempre debes ser leal.

Todas las noches el odio me consume,
luego le recuerdo y todo se aclara.
Que no volveré a ser feliz es lo que mi cuerpo asume,
pero todo estaría bien, si usted también me amara.

-¿Y si aún no estoy listo para de nuevo amar?
-Si no lo estuvieras aún, no hubieras dejado de llorar.
-¿Qué pasa si no soy correspondido?
-Al menos lo habrás intentando y no vivirás arrepentido.

No le estoy usando para escapar de todo ese dolor,
es usted mi felicidad, y su mano en la mía es lo único que pienso.
Le quiero, pues a su lado ya no siento temor.
Le quiero, pues ya es hora de un nuevo comienzo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿No han tenido diálogos internos mientras se declaran? Bueno, quizá sí estoy loco...

Acerca del blog: Las actualizaciones han sido muy irregulares, pues debo elegir que material publicar y que cosas dejar para el libro, aparte de la cuestión “Tengo una vida.”. Ya pronto las cosas volverán a la normalidad...
domingo, 10 de abril de 2011

Odio.


Tengo algunos problemas de control últimamente,
nunca antes había sentido tanto odio.
Son tantas las cosas que torturan mi mente,
pero el causante de todo no es tan obvio.

Detesto mi memoria pues no olvida,
recuerdo cada lagrima, cada sonrisa.
Son los recuerdos los que nublan mi vida
y por esa mísera agonía se apaga mi risa.

Aborrezco mi conciencia pues no descansa,
se retuerce y me castiga por las noches.
Está maldita, siempre apaga mi esperanza,
ya no puedo dormir, no importa cuanto le reproche.

Odio mi corazón, pues dejó de amar,
se lastima y se parte cada día,
por su culpa mis puños de rabia no dejan de temblar,
me avergüenza esta puta vida que ya no es mía.

A ese pútrido fantasma que ahora es mi cuerpo,
quiero destruirlo pues es un simple fiasco.
Le digo ahora a ese reflejo mío que está muerto,
”Soñador iluso y podrido, me das asco.”

--------------------------------------------------------------------------------------------
Quizá esto es lo más autodestructivo que haya escrito, pero creo que en su momento fue necesario. Recuerdo una época de mi vida en la cual perdí todo mi ser, vivía una vida que no era mía, pensaba de manera idiota para evitar sufrir, llegué a odiarme... Por suerte, encontré suelo en que apoyarme en mi persona, encontré luz en la amistad y el amor, encontré tranquilidad en escribir. Espero sepan, estimados lectores, que es únicamente cuando el hombre pierde su identidad, que finalmente logra encontrarla.