Search

Cargando...

Seguidores

Visitante número...

Con la tecnología de Blogger.

¡También estoy en Facebook!

miércoles, 23 de febrero de 2011

Pequeña confesión.

Perdóname por molestarte con estas tontas palabras
pero necesitaba escribirte para que un momento en mi pensaras.
Espero que lo que leas ahora te provoque una sonrisa
o que al menos mis sentimientos no te causen risa.
Me tomó poco tiempo el saber que por ti muero,
que verte y hablarte es lo único que ahora quiero.
Tu mirada profunda me deja siempre sin aliento
y tu manera de ser me fascina y cautiva, no te miento.
Me encanta cada instante que logro contigo compartir,
el tiempo mismo se detiene cuando tu mano en la mía logro sentir.
Toda preocupación de mi mente desaparece
y día a día mi amor por ti rápidamente crece.
Terminaré ya estas líneas con las que espero quedes complacida
y por ultimo te diré: “Eres lo único que me mantiene con vida.”


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Es divertido enamorarse, sentir cosas dulces hacia alguien. Pensar que esa persona es exactamente lo que buscamos, lo que necesitamos. Es divertido cuando nos da miedo declarar nuestros sentimientos, es algo mágico. Espero les guste tanto como a mi.
lunes, 21 de febrero de 2011

Si así lo deseas.

Ignórame
ignórame al punto de enloquecerme,
ignórame como tus gritos ignoraron mis llantos.

Ódiame
ódiame tanto que desearías no conocerme
ódiame como tus planes odiaron mis sueños.

Hiéreme
hiéreme hasta que no pueda moverme,
hiéreme como tus burlas hirieron mis sentimientos.

Mátame
mátame si eso es lo que quieres,
mátame como tu mirada mató mi alma.

¡Pero, por favor!
como ultimo deseo que un ser cualquiera recibiría,
como único deseo, si es que no me lo prohíbes,

te pido que aunque me ignores, me odies, me hieras y me mates.
¡Te lo suplico!
No me olvides...


 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hay personas que llegan a ser tu mundo, a veces ese mundo te limita. A veces uno por amor, abandona sus ideales... A veces uno da la vida por alguien que ni la quiere. Cuando entregas tu vida, ten cuidado... pues siempre existe la posibilidad que se vaya y nunca regrese. Pues siempre existe la oportunidad para no verla nunca más de regreso.
viernes, 18 de febrero de 2011

¿Alguna vez te has enamorado?

¡Saludos! Esta actualización ha demorado más de lo normal, pues esta ha sido la semana de mis 20 años (yey). Continuando con el modelo reciente de subir las historias los Viernes, aquí les dejo una historia sobre la elección entre amistad y amor, sobre la locura y el sufrimiento de lo que guardamos... es un experimento en cambio de narrador... espero les guste.


-Eran totalmente distintos, pero se complementaban bien. Un día soleado en las bancas de un parque, preguntaron mi nombre, jamás olvidaré ese día. Sergio era alto, delgado, tenía el cabello castaño y largo, típico adolescente rebelde. Hablaba demasiado, su manera de hablar no era tonta, me encantaba su intelecto y su personalidad tranquila me calmaba, pero había algo raro en él, un aura violenta que me intimidaba... lo divertido es que eso me atraía más. Joaquín era la otra cara de la moneda, cabello negro desordenado, no decía mucho, pero sus ocasionales comentarios llenos de sarcasmo le daban vida al momento y me hacían reír. Me encariñé rápidamente con ambos, un loco y un mudo, mis mejores amigos, lo mejor que tuve.

Ya son dos años desde que los conocí, los mejores años de mi vida, la amistad con Sergio se volvió amor hace poco tiempo, pensé que eso afectaría nuestra amistad con Joaquín, pero él fue quien más se emocionó. Sabe como actuar para no incomodarse y nos ayuda a resolver los problemas ocasionales de pareja. Fue hace tres meses que Sergio me declaró su amor, yo acepté instantáneamente, su actitud me domina y esa presencia fuerte que lleva dentro me quita el aliento. Todo va bien con ambos, por suerte nuestra amistad no se arruinó, somos felices y creo que siempre lo seremos.

-¿Alguna vez te has enamorado? Sientes que los problemas desaparecen, la persona amada se vuelve todo y todo se vuelve ella. Los días empiezan cuando la veo y terminan cuando se va de mi vista. Conozco a Carolina como la palma de mi mano, la amo desde que la vi sentada en el parque, el día en que mi amor nació, el día en que mi agonía comenzó. ¿Has sentido la alegría de amar y ser amado? Si la has sentido, entonces no podrás entenderme, Carolina no me ama, es la novia de mi mejor amigo, nadie sabe lo que siento por ella. El afortunado de Sergio es el que sabe expresar sus sentimientos, todos los días los veo de la mano, los acompaño y les sirvo de violín. Saber que otro besa esos labios que son paraíso, saber que otro toma esa mano que da protección divina, ver como la persona que amas se encariña con otro, eso me atormenta segundo a segundo. Lo bueno es que no se dan cuenta, sé actuar muy bien, mi sarcasmo siempre me ayuda. ¿Alguna vez has sacrificado algo por amistad? Yo lo hice, sacrifiqué mi corazón para que Sergio sea feliz, muero cada día por ello, pero de alguna manera creo que eso es lo correcto.

Somos amigos desde siempre, sé muy bien como se comporta, habla demasiado pero nunca sin sentido, tranquilo en apariencia, pero brutal por dentro. Yo soy el que lo controla, me refiero a su temperamento. Sergio es demasiado violento, por suerte encontré la manera de calmarlo, el sarcasmo lo hace reír, le quita la furia. Ya hace tiempo que no tiene ataques de locura, pero hay algo dentro de él, la violencia sigue ahí, amenazante y aterradora. Espero que no pase algo malo por culpa de eso, haré lo posible por evitarlo, lo mantendré feliz para que no dañe a su novia, a mi amada. Siempre lo he cuidado, no dejaré de hacerlo aunque me haya quitado al amor de mi vida, después de todo, se lo debo. Mi mejor amigo y la mujer que amo son felices juntos, moriré en silencio por ellos, por su felicidad.

-Uno debe siempre mantener el control, uno debe ser fuerte para proteger a los que ama, especialmente de uno mismo. Amo a Carolina con todo mi ser, me tranquiliza, siento que con ella puedo vivir de manera normal, sin miedo y en paz, como debe ser. Aún recuerdo como conocí a Joaquín, estaba siendo atacado por unos cuantos delincuentes, se defendía bien, pero no era suficiente, lo ayudé y desde entonces ha sido el mejor amigo que alguien podría tener, es el único que sabe cómo soy realmente. Mi relación es todo lo que uno desea, hay confianza, respeto y cariño, sin embargo vivo con miedo constante, no quisiera hacerle daño. Me pregunto como hace Joaquín para ser tan pacifico, como puede mantenerse tan tranquilo, solo dice lo necesario, siempre de manera graciosa, creo que eso es lo que mantiene mi tranquilidad. ¿Estoy loco? No, el resto del mundo está cuerdo. Uno debe saber siempre defenderse sin violencia, quizá por eso hablo tanto, quizá por eso mezclo ideas, sin embargo no sirve, por momentos pierdo el control, que suerte que eso solo pasa en mi habitación estando a solas. Amo a mi novia, amo a mi mejor amigo, son ellos quienes me salvan de este abismo, quisiera que esta bestia desapareciera, que todo sea felicidad.

No recuerdo que pasó, no entiendo en que momento lo hice. Recuerdo escuchar el grito de mi novia mientras un hombre pasaba a su costado y luego mis puños estampados en el rostro de ese infeliz, lo destrocé y se lo merecía, pero recuerdo nada. Lo arruiné todo, Carolina me tiene miedo, no quiere acercarse. Joaquín intentó hablarme, pero no me atrevo a enfrentarlo, perdí el control, prometí no hacerlo pero pasó. Espero que todo se solucione, Joaquín la calmará, le contará todo y el problema se arreglará, todo será felicidad de nuevo. Maldito sea ese hombre desconocido, no sé que hizo, pero maldito sea.

-No puedo creerlo, mi amado es un monstruo, lo hizo por defenderme, pero nada justifica tal violencia. Nunca había visto una pelea de ese tipo, nunca había visto tal crueldad.No puedo hablarle, no puedo verlo, tengo miedo, sé que me ama, que nunca me haría daño, sin embargo estoy aterrada. Esa presencia violenta que tanto me atraía, ahora me produce escalofríos.

-Es un idiota, explotó enfrente de mi preciosa Carolina y le reventó la cara a un pobre diablo. ¿Cómo arreglaré esto? No sé que hacer, ella no volverá a verlo igual, una parte mía me guía a consolar a Carolina, aprovechar la oportunidad para amarla y ser correspondido, pero obviamente el resto de mi ser dice que debo apoyar a mi amigo, odio las decisiones.

-Joaquín vino a buscarme nuevamente ,esta vez si lo atendí, me abrazó y fui feliz de tener el apoyo de mi mejor amigo después de lo ocurrido. Algo andaba raro en él, fue un día muy extraño y tan solo me dijo algo acerca de lo difícil que es tomar decisiones. Creo que nada podrá ser como antes, arruiné mi relación, pero aún tengo a mi mejor amigo, no todo está perdido, él podrá ayudarme a controlar mi temperamento, incluso ahora que lo noto distinto, sigue siendo tan centrado como siempre.

-Creo que nada tiene sentido ahora, ellos dos fueron los mejores, pero las cosas cambian, no puedo volver a verlos. Los extrañaré, al loco y al mudo, eran mi mundo, los amaba a ambos, nunca logré confesarle mi amor a Joaquín el día que vino a confesarme el suyo, pero ya es muy tarde, de todas maneras se tienen el uno al otro, la amistad puede más que el amor.

-¿Alguna vez te has enamorado? Debes saber entonces que no hay nada mas doloroso que no saber nada de esa persona. Carolina se fue, nos dejó sin avisar, es comprensible luego de lo que Sergio hizo...luego de mi confesión.¿Has sentido la alegría de amar y ser amado? Yo no la he sentido, espero que algún día sea posible. ¿Alguna vez sacrificaste algo por amistad? Yo no pude, pero ahora lo  haré todas las veces que sea necesario, me parte el corazón, pero lo arregla a la vez. Ahora todo es distinto, ahora todo está bien.

-Estoy soltero de nuevo, el miedo ya no es tan grande y ahora puedo no preocuparme por lastimar a alguien. Las tardes son tranquilas desde que Carolina se fue, aún duele cuando lo recuerdo, pero hay tranquilidad. Jamás entendí que pasó ese día con Joaquín, pero ahora habla casi tanto como yo, es raro. Quizá soy yo el que ha cambiado, quizá hablo menos, no lo sé. De pronto un día mientras recorríamos las calles de esta ciudad de cielo gris, vimos a una señorita muy linda que compraba unos chocolates. "Hola", dijimos. "¿Cuál es tu nombre?"

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, a partir de ahora, dejaré un breve comentario sobre lo escrito, creo que ayudará con la dinámica del blog.
A veces, nos vemos obligados a decidir, entre amistad y amor...a veces nos vemos obligados a rechazar a la persona que amamos, por no hacerle daño a otro... A veces, vivimos engañados por aquellas personas que más queremos, sin embargo no siempre esos engaños son malos. ¿Alguna vez se han enamorado? Yo sí, es lo mejor que le puede pasar a uno.
lunes, 14 de febrero de 2011

Ella, para nosotros.

Ella es la persona que esperé durante toda mi vida
es el ser que causa todas mis alegrías
es la que me hace dormir como un bebé por las noches
es la razón por la cual despierto sonriente cada mañana
es lo que mantiene mis esperanzas con vida y es lo que me motiva a querer cumplir mis sueños.
Ella es cada suspiro que sale de mi cuerpo, es cada sonrisa que comparto, es lo que alimenta mi alma,
su sonrisa es un grandioso regalo...así como sus lagrimas son un amargo castigo,
sus ojos son la cuna de mis emociones, son el lugar donde mi mente se pierde y mi alma encuentra reposo,
sus brazos son lo único que puede abrigarme cuando el frío de la vida me atormenta
y sus labios son lo que alimenta mi existencia con amor .
Cada respiro lo tomo por ella, cada pensamiento mío va dirigido hacia ella...
porque ella es la mujer de mi vida , porque ella es la mujer que me ama...
porque ELLA...es TODO.
sábado, 12 de febrero de 2011

Corazón en mi puerta.


Hace poco tocaron a mi puerta,
abrí y vi en el umbral a mi pequeño corazón.
Venia de un largo viaje y se lo veía pulverizado.
-“Hola corazón. ¿Qué te ha pasado?”
-Hola.- respondió, no dijo mucho más.
Lo invité a pasar y me dediqué a cuidarlo,
me dolía demasiado verlo así, pues es mi vida.
Poco a poco decidió contármelo todo,
fue maltratado por aquella persona.
-“Todo era mentira.” Decía.
-“Al final no hicieron más que apalearme” Lloraba.
-“Yo di todo lo que pude y más, sin embargo no sirvió.” Agonizaba.
Al final comprendí todo lo que el pobre sufrió.
Lo cuidé y lloré a su lado toda la noche,
le di cariño y finalmente logré calmarlo un poco.
Yo sabía la verdad, mi diminuto corazón se engañaba,
pero no me atreví a decirsela.
Cuando me dijo “Al menos ahora podemos devolverle el suyo.”
Mi alma se quebró, no me quedó otra más que mentir.
“Sí” Le dije... y con eso pudo estar tranquilo...
Sin embargo yo conocía la respuesta real.
“No podemos devolvérselo, pues nunca lo tuvimos.”
viernes, 11 de febrero de 2011

Amor no correspondido...

Esta es la 3ra historia de la serie... u.u
el tema es algo claro con el titulo creo...
el dialogo es...bueno...es un dialogo especial x)

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Han visto esas películas en las que un muchacho perdedor se queda con la chica más bonita de la escuela? Pues les digo lo que creo, eso solo pasa en las películas. El muchacho rara vez encuentra el lugar donde pertenece, vive en un mundo fantástico, asustado de la realidad, de la crueldad de este mundo podrido, atormentado por la sociedad que lo condena por ser diferente. Pero obviamente hay algo que le da animo, hay algo en lo que todo muchacho subestimado y frágil cree fielmente, aparte de dragones y unicornios... Cree en el amor.

No sé que le pasa al mundo, no es lo que mis libros describen, en este mundo no le pasa nada especial al niño desadaptado. No es que me molesten las burlas ajenas, no me interesa el ser clasificado como raro o perdedor, pero hay algo por lo que no logro dormir bien. Su nombre es Andrea, ella es la razón por la que voy al colegio, es la única persona en este mundo que no merece desaparecer. Ya son un par de años desde que la vi por primera vez, me quedé sin palabras en ese entonces y realmente nunca le he podido hablar. ¿Típico no?

Todos los días llego a clases, pierdo el tiempo soñando y escribiendo, solo logro concentrarme cuando la veo. Su cabello es negro, lacio y muy largo. Sus ojos pequeños pero llamativos por el color caramelo que tienen, y esos labios que brillan todo el día, la convierten en un ángel. La verdad es que no sé sus gustos, no sé que tan buena persona es, sin embargo no puedo evitar amarla con todo mi ser, es algo tan extraño considerando lo bizarro que soy. Nunca he tenido a alguien a quien amar, no sé si eso es amor... pero supongo que sí.

Sigue pasando el tiempo, no puedo dejar de amarla y tampoco quiero dejar de hacerlo. Quizá me estoy perdiendo la vida por un amor imposible, quizá ella nunca sepa de mi existencia, pero eso no importa. La veo feliz y sonrío, la veo triste y mi alma se hace pedazos, a veces me han preguntado por qué la amo, yo solo puedo responder “Por qué sí”, no entiendo desde cuando tengo que tener una razón para amar. Soy feliz así y punto.

Creo que lo he decidido, confesaré mis sentimientos, no puedo ser tan cobarde toda mi vida. Me acercaré, me presentaré y explicare mis emociones, pondré mi corazón en sus manos. Ahí está, este es el momento.
-Hola, disculpa la molestia, sé que no me conoces, pero hay algo que debo decirte.
-Ah... ehm, hola, dime, ¿En qué puedo ayudarte?.
-Bueno, sé que esto parecerá un poco raro, pero debo decirte que...Te amo...
-No puedes decirme eso, ni siquiera sé tu nombre, nunca hemos hablado.- Se le notaba un poco incomoda por la reciente declaración.
-Mi nombre es Martín, sé que nunca hemos hablado, pero para mi eres perfecta, nunca dejaría de amarte y siempre te cuidaría.
-Todo esto es muy rápido,¿sabes? No puedo aceptar una declaración así de pronto, debes darme tiempo, veámonos más tarde... ¿Te parece?
-Pero por supuesto, esperaré ansiosamente tu respuesta. ¿Nos vemos a las 6 en el parque?
-Está bien, espérame.

Perfecto, todo fue de maravilla, reaccionó muy distinto a como imaginaba, pero no me rechazó. Nunca he tenido una cita, no sabré que hacer y no tengo mucho tiempo... ¡Ya sé! Le llevaré rosas, le llevare rosas rojas y así sabrá que mis sentimientos son reales.
Espera, ¿esa no es Andrea? ¿Qué estará haciendo por aquí? Ya falta poco para nuestra cita. Un momento, hay un hombre siguiéndola unos cuantos metros detrás, se ve peligroso.

Los siguientes momentos fueron cruciales en la historia del pequeño incomprendido. Ese hombre era un criminal que buscaba hacerle daño a su amada. Por suerte no lo lograría, pues en un acto de suma valentía, Martín se lanzó contra el ladrón, logró tumbarlo al piso y conectar un par de golpes (los primeros golpes que daba en su vida). Nadie se percató de este acto heroico, pues no había mucha gente en ese pasaje que llevaba a la cuadra de la florería. Andrea, que caminaba con sus audífonos puestos, no escuchó nada y siguió su camino. Ya en el piso, encima del villano, nuestro protagonista luchaba con toda su fuerza, luchaba por la justicia, luchaba por amor. Se quedó quieto súbitamente, el dolor fue inexplicable, tanto que detuvo todo movimiento posible.

Su mente se aclaró, veía a su futura cita sonriéndole, haciéndolo el niño más feliz del mundo. El cuchillo que lo atravesaba salía lentamente de su pecho y el dolor retornaba, la imagen de su amada desaparecía mientras escuchaba el grito de una señora y veía escapar a su asesino. No llegaría a su cita, se sentía mal pues haría esperar a la chica de sus sueños...

Al día siguiente...
-Hola Andrea, ¿Cómo te fue en tu cita?- Su amiga Diana estaba muy emocionada.
-Ja, no fui, nunca le haría caso a un chico tan extraño como ese, que aprenda la lección.- Se notaba el asco en su rostro.
-Eso pensaba, se me  hacia raro que hayas aceptado salir con un perdedor.
-Ni en sueños lo haría, bueno, dejando eso de lado.¿Qué haremos hoy?
martes, 8 de febrero de 2011

Ya.


Ya entendí que la vida sigue.
Ahora sé que no debo mirar atrás.
Ya entendí que no debo tener esperanza.
Ahora sé que no sirve tenerla.
Ya entendí que no debo pensarte.
Ahora sé que tu no me piensas.
Ya entendí que no debo llamarte.
Ahora sé que lo detestas.
Ya entendí que no habrá mas un nosotros.
Ahora sé que alguna vez lo hubo.
Ya entendí que nunca más me amarás.
Ahora sé que yo nunca dejaré de amarte.
Ya entendí que no volverás a mi lado...
Ahora sé lo que es estar solo.
Ya entendí todo lo que querías decir.
Pero, que bueno fue escuchar tu voz.
lunes, 7 de febrero de 2011

No lo soy.

No soy fuerte por no llorar
sólo que ya me di cuenta que de nada servirá...
Unos dicen que por algo pasan las cosas...
yo creo que pasan para algo...
No soy mejor persona por no hablar mal de tí...
sólo soy cobarde y no me atrevo.
No soy más maduro por admitir mis errores
en realidad soy infantil y dejo que la gente me culpe.
Hay días en los que siento que puedo encontrar felicidad nuevamente
pero luego llega el Domingo y como Charly García muero semanalmente.
No fui insistente...
luché por lo que amo...
No soy un idiota por querer darte todo mi cariño
Sólo tengo mala suerte pues ya no lo quieres.
No soy perfecto y no te pierdes de nada...
sólo soy un chico que se enamoró y terminó con el corazón partido...
viernes, 4 de febrero de 2011

Infidelidad...


Saludos, continuemos con la sección de historias, esta es una historia sobre engaños y las sorpresas que estos traen... Disfruten
 
Infidelidad.

Aquellos que son románticos en el sentido más puro no lo entienden, no pueden encontrar la razón del adulterio, lo ven como algo imposible, como un crimen, como algo peor que el parricidio.
Son las infidelidades la razón de infinitas locuras cometidas por la humanidad, son ellas las que destruyen sueños y esperanzas, son el motivo de esta narración.

Como pueden imaginar; Gustavo, nuestro héroe del día, era un chico romántico hasta la medula. Sus ideales en el amor eran los de una película dramática, perfectos y sin espacio para errores, en todo caso si hubiera errores, por amor los perdonaría. Creía que cuando una pareja se junta, es para toda la vida, nunca se haría daño, nunca se mentiría, pero sobretodo nunca sería infiel. Con estos ideales en mente, Gustavo vivía feliz con una novia un poco peculiar.

Lucero era su nombre, sus pasatiempos iban desde bailar toda la noche, hasta jugar ajedrez en los parques. Era una chica extrovertida, cariñosa y responsable. Quizá por eso es que le gustaba tanto Gustavo, quien era totalmente opuesto a ella. Lo único en común que tenían era su amor por el otro. Dos personas distintas en todo, dos personas destinadas a amarse por toda la eternidad, pero... ¿Qué es amarse?

Gustavo ve el amor como ya se dijo, perfecto. Una relación para él, es todo un mundo, todo le recuerda a su pareja y su pareja le recuerda a todo, pues todo es ella y ella es todo. Sus amigos suelen usarlo como ejemplo del chico romántico que se pierde los placeres de la vida por algo como el amor. Pero a un romántico como él, no le interesan los placeres de la vida, pues el amor es la vida, es el placer que embarca todos los placeres. Eso es amar.

Lucero por su parte, no es perfeccionista, no exige tanto del amor ni espera mucho de ello. Ella solo quiere seguir siendo feliz con su novio, como lo ha sido siempre. Para ella el amor es algo que está ahí, que siempre la protegerá si lo necesita, que la cuidará y la hará feliz. ¿Para qué hacerse tanto lío con algo que es tan simple? Uno ama y es amado, punto.

Pasa el tiempo, la relación sigue siendo estable, nunca tienen ningún problema mayor, todo es manejable y realmente cualquier persona que los ve juntos, siente que no hay pareja más enamorada que ellos. Si tan sólo, el destino no fuera como es y las parejas de las historias pudieran vivir felices todo el tiempo, esta pareja indudablemente hubiera tenido lo que ciertas personas llaman “Un final feliz”.

Fue una noche de baile más para Lucero, estaba sola pues Gustavo no disfruta mucho el moverse al ritmo de esa música típica de discoteca, se veía rodeada de pretendientes a quienes rechazaba frecuentemente, se dedicaba a bailar sola o con los pocos que se notaban sencillos. En medio de un descanso, vio a un personaje que le llamó la atención. Era un chico que estaba sentado cerca de ella, se notaba un poco incomodo y Lucero se dio cuenta que el muchacho estaba solo. Le extrañaba que un chico estuviera así de reprimido en un lugar tan alegre, sobre todo notó que el individuo movía el pie energéticamente al ritmo de la música, pero no se atrevía a bailar. En su alegría de chica risueña, no lo pensó mucho y fue directamente hacia él, lo invitó a bailar y aunque luchó un poco para lograr que se moviera, pronto estaban bailando. Fue una sorpresa cómo el chico aprendía tan rápido a moverse, se le notaba torpe, pero lograba mantener el paso, se divertían. Lucero se olvidó del resto de las personas, le emocionaba el progreso del muchacho, le producía ternura ver el rostro de felicidad que ponía él cuando lograba un nuevo paso.

No entiende que pasó, no logra concentrarse, acaba de salir de la cama del chico tímido y se dirigía a casa, por suerte aún no amanece, solo fueron un par de horas, pero suficientes para destrozar su conciencia por el resto de su vida. Llegó a casa, subió a su dormitorio, aún sin saber que hacer, se acostó y simplemente se quedo callada, por suerte Gustavo dormía de lo más feliz, ella por otra parte, no logró dormir.

La tortura era parte de su vida ahora, cada segundo, cada respiro, cada palabra intercambiada con su conviviente le mutilaba la conciencia. La culpa la destrozaba pues sabia que si Gustavo se enteraba la dejaría sin pensarlo. -“Le haría tanto daño, me odiaría el resto de su vida”- Pensaba noche y día. Cada “Te amo” y cada “Siempre serás solo mía” le causaban un dolor inigualable e indescriptible. Con los meses, a diferencia de lo que ella pensó, la culpa aumentaba y el dolor se hacia mayor. No poder contarle algo a esa persona que suele escuchar cada respiro tuyo, es algo atroz. Tener que ocultarle algo de esa magnitud a tu ser amado, es el castigo perfecto para tal error. Es por eso y por la crueldad del mundo literario lo exige, que Lucero no aguantó su culpa y decidió confesar.
Todo sueño, toda promesa, todo su mundo (su mundo era él) desapareció con un solo dialogo:

-Tengo algo que decirte...no será fácil pero espero que puedas recordar cuanto te amo y logres perdonarme.
-¿Qué pasó, olvidaste comprar mi cereal?
-No, tonto... es algo serio, algo que realmente debo confesar.
-El cereal es algo serio, tontita, pero bueno... Ya dime.
-No sé como decirlo de otra forma, así que ahí va...
-“He olvidado comprar el cereal”.- Gustavo reía imitando a su novia.
-¡No!- Lucero no soportaba más, debía decirlo.
-Entonces dilo de frente, sabes que si no lo haces seguiré molestando.
-Fui infiel.
-¿Ves ahora que lo del cereal sonaba mejor? Supongo que no hay mucho que decir, solo vete, no pienso arreglar ese tipo de problema. – Respondió con una sonrisa, como siempre.
-Pero...
-Sin peros, lo sabes muy bien, eso no tiene perdón, tan solo vete...-La sonrisa desapareció
-Siempre te amaré.
-Y yo a ti, adiós.

Lucero salió de la habitación, de la casa, de la vida de Gustavo. Mil lagrimas cayeron por aquella tragedia, pero su conciencia ya estaba lista, ahora debía lidiar con el demonio de haber lastimado a su tontito. Quizá jamás logre vivir tranquila...

El mismo día que Lucero se fue, un par de horas más tarde, Gustavo salió de su casa. Tomó un camino extraño para cualquiera que lo conociera, pero familiar para él, pues era el camino que tomaba a escondidas siempre. Llegó a una puerta de madera en una pequeña pero acogedora casita, tocó la puerta, una mujer de inigualable belleza abrió la puerta, lo recibió con un profundo beso.

-Ya era hora de que llegarás, te he extrañado mucho. ¿Tuviste problemas para que te dejara salir la muchacha esa?- Se le notaban los celos, pero lo decía con muchísimo amor.
-Ya no debes preocuparte por ella, por fin se acabó, ahora somos tu y yo, como siempre hemos querido.- Gustavo entró a la casa, besó nuevamente a su amante de toda la vida y cerró la puerta.

Los días siguientes fueron perfectos, llenos de felicidad eterna y sonrisas inigualables.
Ahora Gustavo tendría el final feliz que todo hombre, romántico hasta la medula como él, desea...vivir con el amor de su vida, nunca se hicieron daño, nunca se mintieron, pero sobretodo nunca fueron infieles.
martes, 1 de febrero de 2011

Momentos...


Hay días en los que uno siente que el mundo se desarma.
Hay veces en las que uno piensa que ya nada vale la pena.
Hay instantes en los que recuerdas y te dices: ¿Pero qué hice?
Pero es en esos momentos en los que crees que nada podrá animarte...
Que ves a alguna persona sonreír...y sonríes.

Hubo un día en que me di por vencido, dejé que el mundo se derrumbara.
Hubo una vez en que ya no le encontré el sentido a las cosas.
Hubo un instante en que definitivamente mi alma murió.
Pero, vi a alguien llorar más que yo...
Sólo atiné a sonreírle...y para mi sorpresa, también sonrío...